José Ramos Horta

(Dili, 1940) Político y patriota timoreño. Sus esfuerzos por llegar a una solución pacífica para el secesionismo de Timor Oriental, provincia bajo ocupación indonesia, le valieron en 1996 la concesión del Premio Nóbel de la Paz, compartido con el reverendo Carlos Felipe Belo, obispo de Dili.

Ramos Horta se crió dentro de una familia humilde. Su madre era mauberense (nativa de Timor), mientras que su padre era portugués, exiliado hacia la colonia lusa en el Índico debido a la dictadura de Salazar en el país ibérico. Se educó en la Escuela Católica de Soibada, donde recibió una formación intelectual y espiritual que le hizo orientarse hacia el sacerdocio. Posteriormente, pasó a estudiar secundaria en el Liceu Dr. Machado de Dili, donde trabó sus primeros contactos con el movimiento de resistencia mauberense.

Entre 1968 y 1969 ya participó de forma activa en el incipiente nacionalismo de Timor, llevando a cabo varias protestas contra la dominación portuguesa que le valieron su primer exilio, entre 1970 y 1971, en Mozambique. Allí conoció a la que se convirtió en su esposa, Anna Pessoa, una mauberense que trabajaba de abogado en la capital mozambiqueña, Maputo, y con la que tuvo un hijo, nacido en 1977.

De vuelta a Timor Oriental, comenzó a trabajar como periodista en un medio de comunicación local, bajo la aquiescencia de Xanana Gusmao, principal dirigente del FRETILIN (siglas del Frente Revolucionária de Timor Leste Independente). El movimiento nacionalista fue ganando presencia en la parte oriental de Timor hasta llegar a controlar de facto la mayoría del territorio, lo que conllevó la proclamación de independencia de la República Democrática de Timor Oriental, el 28 de noviembre de 1975. Ramos Horta fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores del efímero gobierno mauberense.

En diciembre de 1975, días antes de que se produjese la invasión indonesia de Timor, Ramos Horta abandonó la isla con destino a Nueva York, donde fue el comisionado por el gobierno de Timor para exigir al Consejo de Seguridad de la ONU una rápida intervención ante las apetencias anexionistas de Indonesia. El resultado de su apelación fue nulo, ya que, a pesar de las distintas advertencias de la comunidad internacional, el ejército indonesio invadió Timor Oriental el 7 de diciembre de 1975, excediéndose en especial con el cuartel general del FRETILIN, establecido en la localidad natal de Ramos Horta, Soibada; durante los primeros ataques fallecieron cuatro de sus once hermanos.

Desde 1976 y hasta 1992, Ramos Horta vivió en Estados Unidos, donde, después de separarse de su mujer, se ordenó sacerdote el 26 de julio de 1980. Entre 1987 y 1988 tuvo que trabajar como empleado de la embajada de Mozambique en Estados Unidos, ya que su situación económica era realmente penosa. Gracias a ello, pudo tomar clases de Derecho Internacional en la Academia de La Haya (Holanda) y de Legislación sobre Derechos Humanos en el Instituto Internacional de Derechos Humanos de Estrasburgo (Francia). Anteriormente, en 1983, había cursado estudios de Doctorado en la Facultad de Ciencias Políticas Internacionales de la Universidad de Columbia (Nueva York), y consiguió el grado de Doctor en Estudios de Paz por la Universidad de Antioquía (Ohio), en el año 1984.

Durante su estancia en Norteamérica no dejó de denunciar ante diversos organismos las atrocidades de la dominación indonesia de Timor Oriental, cifrada en más de doscientos mil muertos únicamente en los cinco primeros años de guerra. A partir de 1976, Ramos Horta fue el representante del recién nacido CNMR (Concilio Nacional de Resistencia Maubere) en todos los foros internacionales. Su experiencia como diplomático quedó plasmada en el libro Funu: the unfinished saga of East Timor (1987).

En 1992, con el encarcelamiento de Xanana Gusmao, Ramos Horta quedó como única voz denunciante de la violencia indonesia en Timor Oriental. Así pues, en el citado año presentó un plan de paz para Timor Oriental ante el Parlamento Europeo, en el que quedaban explícitamente indicados los tres puntos básicos del mismo: previa aceptación del derecho de los mauberenses a elegir libremente su gobierno, el primer paso quedaba establecido en la resolución del conflicto armado entre el ejército de Indonesia y la resistencia del CNRM; en segundo lugar, la amnistía a todos los presos políticos y militares, la retirada de las tropas invasoras de Timor Oriental y su sustitución por Cascos Azules de la ONU; en tercer lugar, el establecimiento de un referéndum tutelado por observadores internacionales en el que los mauberenses pudieran elegir entre tres opciones: independencia, integración en Indonesia o convertirse en un estado asociado a Portugal.

El apoyo de la Comunidad Europea al plan de Ramos Horta fue decisivo para que la ONU presionase al presidente de Indonesia, Suharto, a cooperar con él. El primer encuentro entre políticos indonesios y mauberenses tuvo lugar en Austria, en octubre de 1994, cuando la delegación indonesia, encabezada por su ministro de Asuntos Exteriores, Alí Alatas, comenzó el diálogo con Ramos Horta, dirigente del CNRM. A pesar de ello, no se llegó a un acuerdo básico hasta 1996, el mismo año en el que Ramos Horta recibió el Premio Nóbel de la Paz, compartido con la labor humanitaria que el obispo Carlos Belo realiza en la diócesis de Dili.

Gran parte de la labor de Ramos Horta cristalizó el 30 de agosto de 1999, cuando se celebraron las tan ansiadas elecciones en Timor Oriental. El resultado de las mismas fue una abrumadora victoria de la propuesta independentista, pese a lo cual el ejército indonesio comenzó una violenta represión contra los mauberenses. Después de este fiasco, Ramos Horta continuó siendo el delegado internacional del CNRM en todo el mundo y su voz siguió sonando para denunciar la situación ilegal de la pequeña isla asiática.

A partir de 1992, Ramos Horta se estableció entre Sidney, la capital australiana (donde le sorprendió la noticia de la concesión del Premio Nóbel) y Lisboa, la capital portuguesa. En Sidney impartió clases de Entrenamiento Diplomático en la Facultad de Derecho de la New South University. También estaba comisionado oficialmente por la ONU como delegado de derechos humanos de las minorías, formando parte de la comisión que este organismo mantiene para cualquier tipo de conflicto relacionado con estos problemas. Además de su experiencia, también le ayuda para esta labor su capacidad en los idiomas, pues domina, además del tetun (lengua nativa de los mauberenses), portugués, francés, inglés y español.

Además de la ya citada obra, Ramos Horta publicó todos sus discursos públicos sobre la cuestión de Timor Oriental en su libro Towards a peaceful solution in East Timor (1996). Desde 1996 es también profesor visitante de Relaciones Internacionales en la universidad de Oxford, además de ser Doctor Honoris Causa por la Universidad Pontifica de Campinas (Brasil) y por la Universidad de Antioquía (Ohio, Estados Unidos). Ha recibido numerosas condecoraciones, nominaciones y premios por su labor en pos de la paz en Timor Oriental.