Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

Curt Sachs

(Berlín, 1881 - Nueva York, 1959) Musicólogo alemán. Destacó especialmente por sus estudios sobre los instrumentos musicales, de los que elaboró un catálogo principal utilizado internacionalmente. Además, aportó al mundo de la música importantes estudios antropológicos sobre la historia de la danza y la teoría de los ciclos culturales, realizó estudios sobre la música no occidental, fue pionero en la etnomusicología y escribió ampliamente sobre la música del mundo antiguo. Asimismo, desarrolló numerosos estudios sobre el ritmo, el tempo y la relación de la música con otras artes. Se le considera uno de los más eminentes musicólogos, no sólo por su maestría en una gran variedad de temas, sino también por presentar un punto de vista integrador dentro de ese amplio panorama.

Sachs demostró interés por la música desde muy temprana edad; de ahí que sus padres tomaran la decisión de que recibiera clases de piano, teoría y composición siendo todavía muy niño. Sin embargo, llegado el momento de decidir hacia dónde debía orientar su carrera profesional, escogió estudiar historia del arte. Esta postura fue sorprendente, puesto que dicha especialidad apenas tenía relación con la música (tan sólo una de las asignaturas versaba sobre la misma). Sachs se licenció en historia del arte en la Universidad de Berlín, donde también fue aprobada su tesis doctoral.

Al abandonar la universidad, sus primeros pasos profesionales lo encaminaron al mundo del periodismo, campo en el que realizó numerosas colaboraciones como crítico de arte. Su aportación más importante en esos años fue para la Monatshefte für kunstwissenschaftliche Literatur ('Mensual para la ciencia y arte de la Literatura'). Mientras desarrollaba su labor de crítico consiguió un puesto en el Museo de Artes y Oficios de Berlín, donde ejerció como historiador. A pesar del éxito profesional obtenido, en 1909 decidió dedicar el resto de su existencia a la música.

El estallido de la Primera Guerra Mundial supuso un duro golpe para sus aspiraciones, pero no logró apagar su deseo de convertirse en musicólogo. Finalizado el conflicto, regresó a su ciudad natal, donde enseguida se le otorgó el cargo de director de la Staatliche Instrumentensammlung ('Colección Estatal de Instrumentos Musicales'). Este momento fue clave en su vida ya que, a partir de la entrada en dicho departamento, creció en él un mayor interés por la naturaleza e historia de los instrumentos musicales.

Desde su nuevo cargo reorganizó la extensísima colección, al tiempo que desarrollaba una ingente labor de restauración de los instrumentos que se encontraban en peor estado, a fin de que pudiesen volver a ser utilizados. La eficacia de su trabajo al frente de la colección hizo que diferentes instituciones berlinesas se fijasen en él para incorporarlo a su plantilla docente. Así fue como en el año 1928 le ofrecieron impartir clases en la Academia Nacional de Música y en la Universidad de Berlín, ofertas que Sachs no pudo rechazar.

Sin embargo, esta época de felicidad se acabó para Sachs con la llegada al poder del Partido Nacionalsocialista de Hitler. El hecho de que tuviese orígenes judíos hizo que fuera incluido en las listas de profesores e intelectuales que debían ser perseguidos. Las autoridades nazis le desposeyeron de todos sus cargos académicos. El peso de los acontecimientos hizo que Sachs tomara conciencia de que el único camino que le quedaba era el de abandonar el país, puesto que de quedarse en Alemania su vida corría serio peligro.

Abandonó Berlín para trasladarse en primera instancia a París, donde comenzó un largo periodo de exilio. En la capital francesa no tuvo problemas para encontrar trabajo, ya que su labor en Alemania era reconocida en los ámbitos académicos europeos. Enseguida comenzó a trabajar en un museo etnológico, junto a André Schaeffner. También la prestigiosa Universidad de la Sorbona le ofreció un puesto de profesor invitado. En París empezó a desarrollar diferentes investigaciones sobre etnomusicología, las cuales dieron como resultado la serie de grabaciones titulada Anthologie Sonore. Para interpretar los temas musicales de estas grabaciones, Sachs utilizó instrumentos originales de la edad antigua y medieval.

El impulso definitivo a su carrera se produjo en 1937, cuando la Universidad de Nueva York le ofreció impartir clases en sus aulas. Sachs no dudó en trasladarse a Estados Unidos ante la imposibilidad de regresar a su país. En el país norteamericano logró hacerse con una importante reputación internacional. Se mantuvo al frente de la cátedra de la Universidad de Nueva York hasta 1953, año en que se le ofreció un puesto en la Universidad de Columbia. En la ciudad neoyorquina también trabajó como consultor en una Biblioteca Pública. En esta época de exilio estadounidense, Sachs se convirtió en uno de los padres fundadores de la organología moderna (estudio de la naturaleza e historia de los instrumentos musicales) y colaboró con Erich von Hornbostel para llevar a la práctica un método de clasificación de los instrumentos musicales que sirviera de guía para todos los intérpretes.

Publicó numerosísimos de estudios, tanto en alemán como en inglés, y fue el primero en llegar a conclusiones fiables sobre el desarrollo de los instrumentos musicales desde la prehistoria a nuestros días. Para sus estudios utilizó información antropológica, histórica y lingüística. Los expertos en musicología consideran su libro Real-Lexikon der Musikinstrumente, aparecido en 1913, como el texto más importante escrito sobre la historia de los instrumentos musicales.

Su importancia creció conforme pasaron los años, puesto que ninguno de los estudios realizados en este campo ha logrado la eminencia de los suyos. Algunas de sus publicaciones, además de la ya citada, fueron: Historia Mundial de la Danza (1937), El nacimiento de la música en el mundo antiguo (1943) y La República del Arte: el estilo en las bellas artes, la música y la danza (1946).

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos