Félix Savon

(San Vicente, 1967) Boxeador cubano, triple campeón olímpico en la categoría de pesos pesados (91 kilogramos) y, junto con su compatriota Teófilo Stevenson, una de las leyendas del boxeo amateur mundial.

Félix Savón nació en una pequeña población guantanamera donde apenas podía contarse una docena de caseríos rústicos. Las peleas de gallos y los improvisados partidos de béisbol constituían la única diversión para los campesinos del poblado. El joven Savón mostró desde niño una natural inclinación hacia los deportes y comenzó a practicar varias disciplinas como la natación, el béisbol, el cross, el fútbol e incluso el ajedrez.

Con 13 años ingresó en una escuela especial para la captación de talentos deportivos, donde un entrenador de boxeo descubrió que su elevada estatura, su corpulencia y su pegada eran aptitudes suficientes para convertirse en el sucesor de Teófilo Stevenson, el mito del boxeo nacional. Lo convenció para pelear y en 1981 ganó su primer título en los juegos escolares de Cuba.

Pedro Roque, uno de los entrenadores más populares del país, se hizo cargo de la formación del joven púgil y, cuando cumplió los diecinueve años, Alcides Sagarra, preparador de los mejores boxeadores cubanos, se convirtió en su nuevo entrenador. Todos cuantos trabajaron con Savón en aquellos primeros años de competición destacaron, además de sus condiciones atléticas naturales, la disciplina y el tesón como las principales virtudes del deportista cubano.

Compaginó entrenamientos y estudios para graduarse en Cultura Física con un extraordinario expediente y sentó las bases para convertirse en lo que siempre había deseado ser, un gran deportista. En 1985 ganó su primer Campeonato Nacional Cubano en la división crucero (pesos pesados) y defendió con brillantez el título durante once años consecutivos.

Su palmarés internacional recoge dos campeonatos de Centroamérica-Caribe conseguidos en 1986 (República Dominicana) y 1991 (Cuba), tres títulos panamericanos obtenidos en 1987 (Indianápolis), 1991 (La Habana) y 1995 (Mar del Plata) y seis campeonatos mundiales logrados en 1986 (Reno), 1989 (Moscú), 1991 (Sydney), 1993 (Tampere), 1995 (Berlín) y 1997 (Budapest). En los mundiales de 1999, celebrados en Houston, Savón no se presentó a la final que debía disputar contra el estadounidense Michael Bennet, tras la retirada de la delegación cubana del certamen en protesta por los discutibles arbitrajes durante la competición.

A pesar de las múltiples ofertas que recibió para pelear como profesional siempre rechazó la idea y, convertido en rey absoluto de los pesos pesados del deporte amateur de las doce cuerdas, Savón se colgó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, repitió metal cuatro años después en la cita de Atlanta y llegó a Sydney 2000 con el objetivo de obtener su tercer campeonato olímpico.

El 'boxeador victoria', como gustan llamarle sus seguidores, no defraudó y regresó a Cuba con el oro australiano después de imponerse en la final al ruso Sultanahmed Ibzagimov. Había conseguido el triplete olímpico, hazaña de la que sólo podían presumir el cubano Teófilo Stevenson (oro en pesos pesados en Munich'72, Montreal'76 y Moscú'80) y el húngaro Laszlo Papp (oro en peso superwelter en Londres'48, Helsinki'52 y Melbourne'56).