Adolphe Sax

(Antoine-Joseph Sax; Dinant, 1814 - París, 1894) Músico y constructor de instrumentos musicales belga, creador del saxofón. Hijo de Charles Joseph Sax, un fabricante de instrumentos, estudió en el Conservatorio de Bruselas y llegó a ser un notable clarinetista y flautista. Establecido en París desde 1841, Adolphe Sax abrió una tienda en la capital francesa y trabajó en la creación de instrumentos de viento intermedios, por su timbre y sonoridad, entre los de madera y los de metal; en 1846 patentó el saxofón.


Adolphe Sax

El nombre del instrumento de viento que llamamos saxofón procede, en efecto, del apellido de este ilustre artesano belga. La intención de Adolphe Sax era construir un instrumento que cubriera el vacío tímbrico entre los instrumentos de viento de madera y los de metal, algo que hasta entonces sólo hacía el cuerno de caza en solitario. Sax construyó el saxofón en metal (y así se siguen construyendo actualmente), pero se le considera de la familia de la madera debido a sus principales características.

Al poco de su invención se utilizó en las orquestas militares francesas, y pasó luego a emplearse en la música de ópera. Transcurrió sin embargo bastante tiempo antes de que el saxofón entrara en las orquestas sinfónicas, a pesar de que, por ejemplo, el gran compositor romántico Héctor Berlioz admiró su sonido y apoyó a Sax frente a los críticos y detractores del mismo. Entre los compositores modernos que han compuesto música para saxofón o lo han incorporado con esmero cabe citar a Georges Bizet, Jules Massenet, Richard Strauss, Maurice Ravel, Arthur Honegger, Darius Milhaud y George Gershwin.

El uso intensivo del saxofón y su consolidación como instrumento corrió paralelo al desarrollo del jazz, donde sus múltiples posibilidades técnicas (vibrato, portamento, etc.) y su timbre sensual se explotaron ampliamente. En la orquesta de jazz el saxofón trabaja lo mismo como solista que como acompañante; Sidney Bechet, Charlie Parker, Lester Young, John Coltrane, Coleman Hawkins y Gerry Mulligan figuran entre sus principales intérpretes. A partir de su uso en el jazz, el saxofón fue incorporándose como instrumento solista y de concierto a la música clásica.

Adolphe Sax introdujo asimismo mejoras en diversos instrumentos de viento y percusión e inventó otros, como el clarinete bajo, que había patentado en 1838. A partir de 1857 ejerció la docencia en el Conservatorio de París como profesor de saxofón. A pesar del éxito del saxofón entre las orquestas militares, Sax atravesó dificultades económicas a causa de que muchos fabricantes desconocían o no respetaron sus patentes. Al no poseer, en la práctica, la exclusiva de su fabricación, la competencia y los pleitos que hubo de entablar lo llevaron por dos veces a la ruina, y murió en la pobreza.