Adolf Schulten

(Elberfeld, 1870 - Erlangen, 1960) Historiador y arqueólogo alemán. Realizó sus estudios en la Universidad de Bonn y se doctoró en la de Berlín en 1892. En 1894 obtuvo una beca del Instituto de Arqueología alemán para visitar Italia, África y Grecia. A su regreso a Alemania, en 1907, obtuvo la cátedra de historia antigua de la Universidad de Erlangen, desde donde continuó sus estudios sobre Italia, el norte de África y principalmente sobre España. Se convirtió en el principal impulsor de los estudios arqueológicos hispanos.

A él se debe la excavación de la antigua ciudad de Numancia, entre 1905 y 1912, que levantó serias polémicas en el mundo de la arqueología. A continuación, en 1924, se propuso localizar el emplazamiento de Tartesos, pero no lo pudo conseguir. En 1948 trabajó en las ruinas de Tarraco; localizó Mainake, Munda y Segeda.

En reconocimiento a sus importantes hallazgos se le nombró Doctor honoris causa por la Universidad de Barcelona y recibió la Cruz de Alfonso X el Sabio en 1940. Perteneció a varias instituciones oficiales; fue miembro del Instituto de Arqueología y del de Historia de Patria de Módena, académico correspondiente del Instituto de Arqueología austriaco y de la Academia de la Historia de Madrid.

Sus obras más destacadas se han vertido a numerosos idiomas y en ellas demuestra, además de su impresionante erudición, sus dotes artísticas en los grabados y dibujos explicativos. Caben citarse De conventibus civium Romanorum (1892); Numantia (1914); Die Keltiberer und ihre Kriege mit Rom (1914); Fontes hispaniae antiquae (1922); Tartessos (1924); Cartagena en la antigüedad (1935); Iliturgi (1928); Viriato, Sertorius, L'amour, l'amour est la véritable clef de l'Histoire, Los cántabros y astures y su guerra con Roma (1943) y, por último, todo una serie de importantes monografías sobre las excavaciones en las que tomó parte.