Inés Suárez

(Plasencia, España, 1507 - Santiago, Chile, 1580) Conquistadora española. Se ignoran casi todos los detalles de la primera etapa de su vida; se cree que esta aguerrida mujer se habría casado en Málaga, aunque enviudó pronto.

Lo primero que se sabe de ella es que, ya viuda, partió hacia América cuando contaba con treinta años de edad. Una vez allí se unió a la expedición de conquista de Pedro de Valdivia (era la única española de la hueste) y entabló relaciones, primero de amistad y más tarde amorosas, con Pedro de Valdivia, a quien acompañó y ayudó en sus expediciones por territorio chileno.


Inés Suárez

Fue, de hecho, la primera europea que llegó a Chile, y participó activamente en la defensa de la recién fundada ciudad Santiago del Nuevo Extremo, que fue atacada por un cacique indígena. Su valor y resistencia, en efecto, se revelaron cuando se produjo el asalto a Santiago dirigido por Michimalonco en 1541, aprovechando la ausencia del gobernador. Varios cronistas e incluso Valdivia cuentan que Inés se destacó por su ímpetu y a la vez por su crueldad, haciendo que se decapitase a los indígenas prisioneros para amedrentar a los atacantes.

Su convivencia con el conquistador duró hasta que Valdivia fue sometido a juicio en Lima, donde fue acusado, entre otras cargos, de mantener una relación extramatrimonial con ella. Valdivia fue obligado a traer a su esposa a América, y en 1549 entregó a Inés en matrimonio a Rodrigo de Quiroga, uno de sus mejores capitanes.

En reconocimiento a sus méritos, Valdivia le concedió varias encomiendas y una estancia y, como esposa de Quiroga, llevó una vida piadosa y se consagró principalmente a tareas relacionadas con la caridad. Parte de su capital, por expreso deseo suyo antes de fallecer, se empleó en la construcción del templo de la Merced y de la ermita de Montserrat en la capital chilena.