Esteban Terradas

(Esteban Terradas Illa; Barcelona, 1883 - Madrid, 1950) Físico, ingeniero y matemático español. Realizó sus primeros estudios en Charlottenburgo, ciudad en la que aprendió la lengua alemana. Al regresar a España terminó los estudios secundarios e ingresó en 1901 en la Escuela de Ingenieros Industriales de Barcelona. Simultáneamente comenzó a asistir en la universidad a los cursos de mecánica, astronomía y física teórica. Eduard Fontseré i Riba lo animó a que continuara estos estudios a la par que los de ingeniería y, en 1904, Terradas obtuvo la licenciatura en ciencias físico-matemáticas.

Este mismo año se trasladó a Madrid con su amigo Enrique de Rafael para realizar el doctorado. Presentó en 1905 dos memorias, una para obtener el grado de doctor en ciencias físicas y otra para optar al grado de doctor en ciencias exactas. En 1906 comenzó Terradas su carrera docente con una plaza de profesor auxiliar de física en la Universidad de Madrid. En mayo de ese mismo año ganó las oposiciones a la cátedra de mecánica racional de la Universidad de Zaragoza. En Zaragoza solo permaneció un curso académico, ya que en abril de 1907 le fue concedida la cátedra de acústica y óptica de la Universidad de Barcelona.


Esteban Terradas

A partir de esa época Esteban Terradas comenzó a desarrollar una considerable actividad de introducción y difusión de los nuevos conocimientos físico-matemáticos, tanto en sus cursos universitarios como a través de publicaciones y conferencias en diversas instituciones culturales y científicas. Dio a conocer en España la mecánica estadística de Gibbs e introdujo la teoría de la relatividad de Einstein. En 1909 terminó la carrera de ingeniero industrial. Este mismo año fue elegido miembro de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona. En 1910 fue elegido presidente de la Sociedad Astronómica de Barcelona, al parecer como solución de compromiso al cisma que existía entre los astrónomos catalanes. En esta época y ya durante toda su vida, Terradas prodigó su personalidad científica, así como su versatilidad y gran capacidad de trabajo, en las más diversas actividades.

Desde 1912, con conferencias y otros trabajos, Terradas divulgó en Cataluña la hipótesis de los cuantos. Las actividades de Esteban Terradas como ingeniero comenzaron hacia 1915, al ser encargado por la Mancomunidad del proyecto de la red telefónica de Cataluña, cuyas obras comenzaron al año siguiente. En 1917 fue nombrado director del Instituto de Electricidad y Mecánica Aplicada, de cuya organización se ocupó, y en 1918 se le encomendó el proyecto de la red de ferrocarriles secundarios de Cataluña. Ante las dificultades legales, dado que para esta última labor era indispensable el título de ingeniero de caminos, Terradas estudió dicha carrera, que aprobó en dos convocatorias. Continuando su labor como ingeniero, en 1923 asumió la dirección de las obras del metropolitano transversal, que se habían interrumpido por dificultades técnicas.

En 1927, invitado por la Institución Cultural Española de Buenos Aires, Terradas viajó a América del Sur; allí dio una serie de conferencias en Argentina, Uruguay, Chile y Perú. Al regresar a España, a finales del citado año, el Gobierno lo nombró director de la Compañía Telefónica Nacional. Con tal motivo estableció su residencia en Madrid, ciudad en la que se le encomendó también la cátedra de ecuaciones diferenciales de la Universidad.

En 1930 fue nombrado consejero de instrucción pública; pero al proclamarse la República, Terradas, considerado adverso al nuevo régimen, fue destituido de la dirección de la Telefónica, así como de la cátedra de ecuaciones diferenciales. Algún tiempo después, y tras dar un curso de estadística matemática en la Facultad de Derecho de Madrid, se incorporó a la Universidad de Barcelona en la cátedra de mecánica racional. En 1933 se le restituyó su antigua cátedra de Barcelona. En esta época, Terradas continuó enseñando, además, cuestiones de teoría de probabilidades y estadística matemática, y en 1935 la Facultad de Ciencias de Madrid le encomendó la cátedra de esta última disciplina.

Al estallar en 1936 la Guerra Civil Española, Terradas, a instancias de su familia, se trasladó a Buenos Aires, en cuya Universidad enseñó diversas materias. En 1940 dio un curso de aeronáutica teórica, y ese mismo año, instado en La Plata, se le encomendó un curso de mecánica celeste, y posteriormente la organización de los estudios hidrográficos. En 1941, el general Jorge Vigón le invitó a regresar a España, donde fue nombrado profesor de física matemática en la Universidad de Madrid.

En enero de 1942, Terradas presentó en la Real Academia de Ciencias Exactas, Física y Naturales de Madrid, de la que era miembro desde 1931, una comunicación sobre las corrientes marinas producidas por vientos, en la sesión celebrada en homenaje a Maurice René Fréchet, con asistencia y participación de éste. En mayo de ese mismo año, al crearse el Instituto Nacional de Técnica Aeronáutica, fue nombrado presidente de su Patronato, cargo que desempeñó hasta su muerte. En 1946 ingresó en la Real Academia Española pronunciando un discurso sobre neologismos y arcaísmos empleados en las distintas ramas de la ingeniería; en 1948 fue elegido miembro de la National Geographical Society de Estados Unidos y en 1950 de la Bayerische Akademie der Wissenchaften (Munich).