Hermann Ungar

(Boskovice, Moravia, 1893 - Praga, 1929) Escritor alemán. Nacido en el seno de una familia judía de la alta burguesía, se doctoró en derecho en la Universidad de Praga y comenzó a trabajar en el Ministerio de Asuntos Exteriores checo. Durante la Primera Guerra Mundial fue llamado a filas y cayó herido en el frente. Entre 1922 y 1928 fue secretario de legación en Berlín.


Hermann Ungar

Sus primeros textos, básicamente narraciones breves, fueron publicados en 1920. A partir de ese momento continuó dedicándose a la literatura y, además de narraciones, escribió dos novelas y dos obras de teatro, de entre las que destaca sin duda la titulada El general rojo (1928).

A pesar de que se mantuvo siempre al margen del círculo de grandes literatos que, por aquel entonces, dominaban la escena praguense (Max Brod, Franz Kafka y Franz Werfel, entre otros), sí que pueden encontrarse algunas concomitancias entre la obra de Ungar y la de los autores del círculo, sobre todo la de Kafka, en lo que al estilo parabólico de sus narraciones y la descripción del individuo como víctima de sus propios temores se refiere. Para Ungar, el hombre es siempre el prisionero de sus obsesiones sexuales y patológicas, tal como se puede leer en Niños y asesinos (1920), Los mutilados (1923) y La clase (1927).

Ungar no tuvo demasiada aceptación en su época, y el único que se pronunció decididamente a favor de su obra fue Thomas Mann, quien se sintió siempre impresionado por sus textos. No obstante, redescubierto en la década de los años sesenta, Ungar se convirtió en el centro de una discusión de carácter psicopatológico más que literario.