Harold Clayton Urey

(Walkerton, Indiana, 1893 - La Jolla, California, 1981) Químico estadounidense, pionero en la aplicación de las técnicas de separación de los isótopos, que fue galardonado con el premio Nobel de Química en 1934 por el descubrimiento del deuterio (isótopo pesado del hidrógeno). Fue además autor de una teoría sobre el origen de la vida en la Tierra y otros planetas.


Harold Clayton Urey

Tras graduarse en Zoología por la Universidad de Montana en 1917 y trabajar como profesor durante dos años en esta universidad, la afición de Urey por la química le impulsó a realizar el doctorado en Química por la Universidad de Berkeley en 1923. Tras investigar junto con Borh sobre la teoría de la estructura atómica, regresó a Estados Unidos donde impartió clases de química en la Universidad de Johns Hopkins (1924-1929), la Universidad de Columbia (1929-1945), la Universidad de Chicago (1945-1952) y la Universidad de San Diego, donde ostentó el cargo de profesor emérito desde 1970 hasta 1981.

Durante su docencia, Urey realizó numerosas investigaciones: en 1932 descubrió el isótopo pesado del hidrógeno (el deuterio) y seguidamente desarrolló un procedimiento destinado a la obtención de agua pesada, trabajo por el cual obtuvo dos años más tarde el premio Nobel de Química.

Debido al estudio y el desarrollo de técnicas de separación para los distintos isótopos radiactivos, durante la Segunda Guerra Mundial Urey formó parte del proyecto para la creación de la bomba atómica y posteriormente en los estudios para la obtención del tritio necesario en la fabricación de la bomba de hidrógeno. Al finalizar la fabricación, desarrolló gran actividad dentro del grupo de científicos atómicos que propugnaban el control internacional de la nueva fuente de energía.

Después de realizar investigaciones sobre el isótopo del oxigeno-18, desarrolló un método para determinar la temperatura de los océanos durante la historia geológica más reciente (hasta 180 millones de años). Para ello tuvo que determinar la abundancia relativa de los elementos en la superficie terrestre, el Sol y las estrellas.

Urey también protagonizó una serie de hipótesis sobre el origen de la Tierra y la vida. Según él, la Tierra tuvo lugar mediante una acreción en frío y continua de partículas, mientras que la vida que tuvo origen en su superficie debió de desarrollarse en una atmósfera reductora. Basándose en sus teorías, el químico norteamericano Stanley Ll. Miller desarrolló una serie de experimentos sobre la síntesis de compuestos orgánicos a partir de una atmósfera reductora propuesta por Urey.