Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

John Wycliffe

(John Wycliffe, Wyclif o Wiclef; Hipswell, c. 1320-Lutterworth, 1384) Teólogo inglés que defendió la autoridad de la monarquía contra las pretensiones romanas y propugnó la secularización de los bienes eclesiásticos. Enseñó teología en Oxford, donde redactó una Summa eclesiológica, impulsó la traducción de la Biblia al inglés y formó predicadores que anunciaran un igualitarismo religioso y social apoyado sólo en textos bíblicos. Al producirse el gran Cisma de Occidente, concibió el proyecto de una Iglesia desligada del papado. Condenó las indulgencias y sostuvo la suprema y exclusiva autoridad de las Escrituras; se inclinó a favor de los campesinos, con lo que incrementó su popularidad, pero se hizo sospechoso ante la corona. Tras su muerte, sus doctrinas serían condenadas en el Concilio de Constanza (mayo de 1415). En 1428 sus restos fueron exhumados y quemados.


John Wycliffe

Siendo ya sacerdote, estudió en Oxford hacia 1344; muy dotado para las matemáticas y la filosofía, el joven Wycliffe se consagró sin embargo a la teología, al derecho canónico y al derecho civil inglés. Llegó a ser luego rector del colegio Balliol (1361), donde enseñó filosofía y teología.

Ejerció como abogado eclesiástico en la corte y, en su doble condición de experto en derecho canónico y jurista inglés, fue encargado de redactar una defensa de los derechos de la corona inglesa contra las pretensiones del papa. Resultó, sin embargo, que la defensa de los derechos reales en la controversia con Urbano V fue para John Wycliffe el punto de partida de una crítica cada vez más vasta y profunda, la cual, exacerbada por las exigencias de los papas relativas a su supremacía y por las riquezas excesivas de la Iglesia, acabó por afectar también a puntos de la confesión, la eucaristía y la primacía de la sede romana.

Wycliffe afirmó la autoridad exclusiva de la Escritura y tradujo la Biblia del latín al inglés (1378). Esta traducción, escrita en colaboración, constituye un hito esencial en la historia de la lengua inglesa, como la de Lutero lo es en la historia de la lengua alemana. La actitud de la opinión pública respecto a Wycliffe evolucionó en la misma medida en que su crítica se acentuaba. Mientras en la fase jurídica y nacional de la controversia contó con el favor y la protección del Parlamento, de la nobleza e incluso del ejército, las clases dirigentes mostraron menos entusiasmo cuando el jurista arremetió contra los poderes sacramentales de la Iglesia, y sobre todo cuando estalló una insurrección de campesinos contra la opresión fiscal de la nobleza (1381), que podía tener su origen en la difusión de las ideas de Wycliffe.

Un concilio convocado en Londres en 1382 por el arzobispo de Canterbury, Courtenay, condenó como heréticas, erróneas y perniciosas veinticuatro proposiciones extraídas de sus escritos, en su mayor parte concernientes a la eucaristía. Ni la misma corte pudo impedir su expulsión de Oxford, pero las sanciones episcopales no pasaron más allá.

El reformador se retiró a su parroquia de Lutterworth, donde escribió su obra principal: Triálogo entre la Verdad, la Mentira y la Prudencia (Trialogus, 1382). Se le deben asimismo los tratados Del poder papal (De potestate papae) y De la verdad de la Santa Escritura (De veritate sacrae scriptura, 1378). Su obra De la Iglesia (De Ecclesia), en el que desarrolla su concepción de la Iglesia, "comunidad de los predestinados", es el punto culminante de su evolución. La influencia de John Wycliffe fue considerable: en él se apoyaron Jan Hus y el cisma de Bohemia, y sus ideas prepararon el camino a la Reforma. El concilio de Constanza, al condenar las doctrinas de Hus, ordenó que los huesos de Wycliffe fuesen exhumados y quemados, y aventadas sus cenizas.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos