Ya Ding

(1956) Escritor chino. Después de trabajar unos años como campesino, inició estudios de Francés en la Universidad de Pekín, donde fundó la primera revista de estudiantes tras la Revolución Cultural (diciembre de 1964). Ha sido traductor de Baudelaire, Flaubert, Sartre y Camus. En 1986 fue galardonado en el concurso internacional de traductores de Francia.


Ya Ding

De su producción narrativa, escrita en francés y regida por la constante literaria que le lleva a mezclar tradición y modernidad, destacan sus tres novelas largas: El Sorgo Rojo, Los herederos de los siete reinos (1989) y El juego del agua y del fuego (1990). La primera de ellas obtuvo dos premios literarios en 1988: el Prix Lazes y el Prix de l'Asie.

El Sorgo Rojo, bien conocida en Occidente gracias a su adaptación cinematográfica, nos ofrece una visión renovada de la Revolución Cultural. Los Herederos de los Siete Reinos constituye un documento único sobre las revueltas que concluyeron en los trágicos incidentes de la plaza de Tian An Men. La obra oscila entre la cruda descripción de un presente inestable (tras la Revolución Cultural, China aún se debate entre la miseria y la falta de libertad) y las puntuales evocaciones del pasado y de sus creencias religiosas. El valor documental de la obra queda reforzado por los rasgos autobiográficos que el autor intercala en la narración.

En El juego del fuego y del agua, Ya Ding nos sigue mostrando la historia de la China contemporánea. El protagonista, Li Liang, viaja a París y vive allí una singular educación sentimental. Envuelto en una maraña de relaciones con mujeres occidentales e inmerso en un mundo dominado por el deseo y la ambición, la identidad de Liang comienza a tambalearse.

El joven acude a un viejo sabio que le inicia en la simbología astrológica y en la teoría oriental de los elementos. Éstos, tal y como enseña la antigua filosofía china, son cinco: el agua, el fuego, la madera, el metal y, en el centro de todos ellos, la tierra. Conocido como uno de los más genuinos interlocutores entre la civilización occidental y la oriental, Ya Din nos muestra en esta novela cómo los contrastes antagonistas de ambas civilizaciones se diluyen y se integran en el aprendizaje.