Minoru Yamasaki

(Seattle, 1912 - Detroit, 1986) Arquitecto estadounidense recordado especialmente como autor de las famosas "Torres gemelas" del World Trade Center de Nueva York.

Minoru Yamasaki nació el 1 de diciembre de 1912 en Seattle, Washington. Hijo de John Tsunejiro Yamasaki, un agente comercial, y de la pianista Hana Ito, durante su infancia sufrió las injusticias sociales que todos los nisei (descendientes de inmigrantes japoneses) tenían que soportar por el hecho de ser quienes eran. Pese a los pocos recursos económicos de la familia, su hermano Ken y el propio Minoru tuvieron la oportunidad de estudiar y se matricularon en la Garfield High School de Seattle.


Minoru Yamasaki

La visita de su tío, el arquitecto Koken Ito, quien pasó unos días en casa de su hermana antes de volar hacia Tokio, fue un acontecimiento que marcó el devenir de Minoru. Koken mostró a su sobrino los bocetos del edificio de la embajada de Estados Unidos que tenía previsto levantar en la capital japonesa, y éste quedó tan encantado que desde entonces quiso ser arquitecto.

Una vez concluidos los estudios secundarios, el joven Yamasaki quiso hacer realidad su sueño de estudiar arquitectura y trabajó durante varios veranos en una fábrica de conservas en Alaska, para pagarse la matrícula de la Universidad de Washington, en Seattle. Estudió con ahínco y en 1934 obtuvo la deseada licenciatura. No obstante, eso no fue suficiente para que un nisei como él encontrase trabajo en Seattle durante la depresión económica que sufría el país. Yamasaki vio con claridad que debía buscar su futuro lejos del provinciano estado de Washington y se trasladó a Nueva York.

En la Gran Manzana trabajó como dependiente en un almacén de porcelana china y al mismo tiempo realizó un máster en la Universidad de Nueva York. En el verano de 1935 Yamasaki ofreció sus servicios en la prestigiosa firma Githens and Keally, que pugnaba por hacerse con el diseño del nuevo capitolio del estado de Oregón. Ganaron el concurso y dieron una oportunidad al arquitecto de Seattle, que éste no desaprovechó. En los dos años que trabajó para el estudio de arquitectura Githens and Keally, empezó a labrarse una reputación entre los mejores profesionales del país.

El sereno pero activo Yamasaki se implicó en temas públicos durante un período prebélico en que Japón llevaba a cabo una política de expansión militar. De acuerdo con su ideología demócrata liberal, Minoru participó en varios asuntos relacionados con la comunidad japonesa en Estados Unidos. Pese a ello, su imagen profesional no se resintió y durante seis años trabajó como diseñador y delineante en la firma Shreve, Lamb & Harmon, los arquitectos del Empire State Building. En Nueva York conoció a Teruko Hirashiki, con quien contrajo matrimonio en 1941.

Primeros proyectos profesionales

En 1945 Yamasaki aceptó una oferta de Smith, Hinchman & Grylls y se mudó con su familia a Michigan. Durante cuatro años dirigió al equipo de diseñadores que la compañía tenía en Detroit, hasta que en 1949 decidió fundar su propia firma junto a los arquitectos George Hellmuth y Joseph Leinweber. Desde las oficinas de Detroit y Saint Louis, Yamasaki al fin pudo plasmar todas sus ideas. Según los expertos, sus edificios eran delicados como obras de orfebrería y transmitían una sensación de serenidad y placer poco habituales, como la terminal del aeropuerto de Saint Louis.

Su fama traspasó fronteras y aceptó demasiados proyectos, hecho que en 1954 le produjo una úlcera que le obligó a descansar durante un tiempo y a replantearse su carrera. Según afirmó el propio arquitecto años más tarde, «después de acabar el aeropuerto de Saint Louis, con la úlcera, me di cuenta de que es peligroso involucrarse en demasiadas cosas al mismo tiempo cuando el único objetivo de cualquier arquitecto debe ser conseguir la belleza».

Una vez restablecido de su enfermedad, Yamasaki desestimó grandes proyectos y se centró en otros de menor envergadura. Las oficinas del consulado general de Estados Unidos en Kobe (Japón) y el McGregor Memorial Center de la Universidad Wayne, en Detroit, le supusieron el reconocimiento de la crítica mediante sendos premios. Ávido de nuevas experiencias, el premiado arquitecto viajó por Europa y Asia, donde le impresionaron el arte gótico y la arquitectura india, en especial el Taj Mahal. En el pabellón de Estados Unidos que construyó para la Exposición Universal de Seattle de 1962, Yamasaki intentó recrear un diseño que recuerda al de San Marcos de Venecia.

Minoru vivió entonces una época de problemas personales que empezaron con el divorcio de Teruko en 1961. Poco después se casó con Peggy Watty, pero su segundo matrimonio duró solamente dos años. Una tercera relación con una mujer japonesa tampoco duró demasiado tiempo, y finalmente volvió a casarse con su primera esposa en 1969.

La construcción del World Trade Center

En la segunda mitad de los años sesenta, Minoru Yamasaki y Emery Roth recibieron el encargo de construir el World Trade Center, proyecto que formaba parte de una ambiciosa operación urbanística de revitalización de la zona portuaria de Manhattan, abandonada desde la crisis de la década de los treinta. La iniciativa fue considerada excesiva e inmediatamente surgieron los opositores. La polémica propuesta arquitectónica del autor de los rascacielos fue criticada por varios expertos, que calificaron el proyecto como «un montón de bloques de Lego», pero nada impidió que en agosto de 1966 comenzaran las obras.


El World Trade Center de Nueva York

Inauguradas en 1973, las torres constituían una de las imágenes emblema de Manhattan, puesto que no sólo se trataba de los edificios más altos -411 metros- de la ciudad sino de un centro neurálgico del comercio internacional, toda una proeza de la ingeniería y una de las zonas inmobiliarias más caras del mundo. A las oficinas comerciales se sumaban dependencias gubernamentales, bancos, hoteles, una imprenta, varios restaurantes, un centro médico y hasta una comisaría de policía.

En las primeras plantas se exhibían obras de artistas como Joan Miró, Alexander Calder y Fritz Koenig, y una de las torres poseía una plataforma de observación en el piso 107, que brindaba una vista única de la ciudad y la transformaba en un importante centro turístico. En 2000, alrededor de dos millones de personas subieron a la plataforma, convirtiéndola en la cuarta atracción turística de la ciudad, después del Metropolitan Museum, la Estatua de la Libertad y el Empire State. Erigidas como un símbolo del poder financiero de Nueva York y diseñadas para soportar incendios, vientos huracanados e incluso para resistir al impacto de un Boeing 707, el 11 de septiembre de 2001 se derrumbaron después de que dos aviones secuestrados se estrellaran contra ellas a primeras horas de la mañana.

Yamasaki cobró fama internacional y durante los años siguientes diseñó otras obras maestras, como el espectacular templo Shiga de Kioto. Enfermo, no llegó a ver terminados algunos de sus proyectos, entre los que se incluía la madrileña Torre Picasso. Falleció el 7 de febrero de 1986, pero dejó tras de sí un importante legado arquitectónico.