Lev Yashin

(Lev Ivanovich Yashin o Yachin; Moscú, 1929 - 1990) Futbolista ruso. Conocido internacionalmente como la Araña Negra, está considerado uno de los mejores porteros de la historia del fútbol; de una gran envergadura, era muy ágil y seguro bajo los palos.


Lev Yashin

Inició su vida deportiva jugando al hockey sobre hielo como portero cuando trabajaba como mecánico en una fábrica de aviones. En 1949 entró a formar parte del club de fútbol Dinamo de Moscú, también como portero, y en 1953 empezó a ser conocido mundialmente.

En 1956 fue campeón olímpico con el equipo de la URSS. En 1958, siendo ya titular del equipo nacional de la Unión Soviética, jugó el Campeonato Mundial de Suecia. En 1960 se proclamó campeón de Europa de selecciones nacionales y en 1964 fue subcampeón, al perder la final con España, en el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid. En 1962 jugó el Campeonato Mundial de Chile y en 1966 el Campeonato Mundial de Inglaterra. Fue galardonado con el Balón de Oro en 1963, siendo el único guardameta europeo que ha conseguido ese premio. Defendió tres veces la portería de la selección de la FIFA y se retiró del fútbol en 1971, los 41 años de edad.

Jugó 326 partidos con el Dinamo de Moscú y 78 con la selección nacional soviética, en los que detuvo cien penaltis, su gran especialidad. Yashin alcanzó el grado de coronel en el Ejercito soviético y fue condecorado con las Órdenes Bandera Roja y Lenin. Fue nombrado miembro del Comité de Estado del Deporte de la URSS, y obtuvo el diploma de la escuela superior del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). Al dejar el fútbol activo fue entrenador de equipos juveniles y profesor de Educación Física.

El 21 de marzo de 1990, Yashin falleció a causa de un cáncer de estómago en Moscú. Su recuerdo no se perdería nunca en Rusia donde, a pesar de los cambios políticos vividos por la ex Unión Soviética, para todas las repúblicas surgidas de esa federación siempre sería un punto de unión deportiva. Así, las autoridades de Moscú decidieron levantar una estatua al legendario futbolista ruso, por considerarle uno de los mejores de todos los tiempos.