Casa de York

Dinastía reinante en Inglaterra entre 1461 y 1485. Era una rama secundaria de la familia Plantagenet, al igual que la Casa de Lancaster, con la cual se disputó el Trono durante la Guerra de las Dos Rosas (1455-85).

En principio era una casa ducal, establecida por Eduardo III para su quinto hijo, Edmundo de Langley, duque de York (1341-1402). Éste fue regente de Inglaterra en ausencia de su sobrino, Ricardo II. Y no opuso resistencia al desembarco de Enrique IV en 1399 y la consiguiente instauración de los Lancaster en el Trono inglés.


Eduardo IV de Inglaterra

Sin embargo, su nieto Ricardo, duque de York (1411-1460), se convirtió en heredero legítimo de la Corona por vía materna en 1447. Nombrado lugarteniente en Irlanda para apartarlo de la corte, desembarcó en Gales en 1450 para hacer valer sus derechos frente a Enrique VI, que era débil mental; y los sostuvo por las armas incluso después de que el nacimiento de un hijo del rey hiciera más dudosa su legitimidad (1453). La guerra entre la Casa de York (la rosa blanca) y la de Lancaster (la rosa roja) se prolongó hasta mucho después de la muerte de Ricardo en la batalla de Wakefield. Y se saldó con la victoria de su hijo, Eduardo IV (1442-83), que accedió al Trono tras la batalla de Towton (1461).

El conde de Warwick, que había facilitado la victoria de Eduardo, se volvió luego contra él y acabó restableciendo en el Trono a Enrique VI de Lancaster en 1470. Eduardo tuvo que huir a Holanda, desde donde regresó un año después para imponerse a Warwick (batalla de Barnet), asesinar a Enrique VI y recuperar la Corona (1471). Luego se apartó de la gobernación del reino, que dejó en manos de su favorita Jane Shore.

Al morir Eduardo en 1483 dejó el Trono para su hijo de doce años Eduardo V (1470-83), bajo la tutela del duque de Gloucester, hermano menor de Eduardo IV. Éste usurpó el Trono dos meses después y reinó con el nombre de Ricardo III (1452-85). A los hijos y herederos de su hermano les hizo encerrar en la Torre de Londres, los declaró hijos ilegítimos y después los asesinó mientras dormían. Sólo reinó durante tres años (1483-85), pues el heredero de los Lancaster, Enrique VII, desembarcó en Gales, derrotó y dio muerte a Ricardo en la batalla de Bosworth y accedió al Trono como primer monarca de la dinastía Tudor.