Lillian Hellman

(Nueva Orleans, 1905 - Martha's Vineyard, 1984) Comediógrafa y memorialista estadounidense. Su carrera literaria se divide en dos periodos muy distintos: en una primera etapa, a partir de 1934, abordó la producción teatral; durante el segundo periodo, entre 1969 y 1980, escribió libros de memorias y alguna narración.


Lillian Hellman

Sus años de infancia y adolescencia transcurrieron en Nueva Orleans, en un ambiente social acomodado. Posteriormente la familia se trasladó a Nueva York, donde Lillian Hellman tomó parte en la vida intelectual y social de la metrópolis, descubrió su identidad judía y se casó con el agente teatral, guionista y comediógrafo Arthur Kober. Gracias a su familia materna entró en contacto con el mundo de la alta burguesía, cuya condescendencia hacia ella le produjo a la vez fascinación e indignación.

En 1932 se divorció de Kober. Hellman conoció entonces a Dashiell Hammet, comunista y refinado autor de novelas policíacas, y ambos trabajaron juntos en Hollywood como guionistas cinematográficos. Hammet contribuyó a que se afianzaran en ella inquietudes radicales y ambiciones artísticas.

El primer trabajo teatral de Hellman, dedicado a Hammet, tuvo un gran éxito: La hora de los niños (The Children's Hour, 1934). Traducida a veces como La calumnia, la obra muestra el escándalo suscitado en una pequeña localidad de provincias norteamericana por las falsas acusaciones de lesbianismo proferidas por una alumna contra dos profesoras; el drama anticipó las delaciones políticas de la era de McCarthy, de las que sería víctima el propio Hammet. De ahí que, en 1952, volviese a ponerse en escena La hora de los niños, de la que Hellman destacó en primer plano sus valores políticos.

Otras obras de gran éxito de Hellman son Crías de raposa (The Little Foxes, 1939), despiadada denuncia del mundo de los especuladores sudistas, y Watch on the Rhine (1941), que trata de la pasividad norteamericana ante el fascismo. Crías de raposa, como ya había sucedido con La hora de los niños, fue llevada al cine por William Wyler, esta vez con la prestigiosa interpretación de Bette Davis.

El poco éxito de algunas obras posteriores, así como sus obligaciones como enviada especial a diversos países europeos, desvincularon paulatinamente a Hellman del teatro. Después de unos treinta años dedicados a diferentes actividades culturales y ricos en homenajes públicos tras la muerte de Hammet, ocurrida en 1961, el resurgir de las protestas estudiantiles contra la guerra de Vietnam y la administración de Nixon reactivaron el antiguo radicalismo de Hellman.

En 1969 apareció el primer volumen de sus memorias: Una mujer inacabada (An Unfinished Woman). Ya sin rastros de su anterior y denso naturalismo melodramático, característico de su producción teatral, Hellman exhibe un estilo fluido y brillante, con un aire hollywoodiense al estilo de los años treinta, evocador de las "parties" del Nueva York literario, los viajes a la Rusia estalinista y la España de la guerra civil.

Este primer libro de memorias se vería completado con un segundo volumen, Pentimento (1973), del que surgió una película (Julia) protagonizada por Jane Fonda y Vanessa Redgrave; el tercer y último volumen se tituló Tiempo de canallas (1976). En su novela Maybe (1980), teñida de autobiografía, el problema de la reconstrucción precisa de los hechos adquiere connotaciones metafísicas. El recuerdo de episodios de la historia política norteamericana (el macartismo sobre todo, y la espinosa cuestión de las relaciones de los intelectuales con el comunismo, estalinista o no) provocó reacciones y acaloradas polémicas: entre ellas, la de una adversaria "histórica" de Hellman, Mary McCarthy.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información