Lee Marvin

(Nueva York, 1924 - Tucson, 1987) Actor estadounidense. Hijo de un publicitario y de una experta en moda, Lee Marvin pasó su infancia de colegio en colegio, lo que tampoco sirvió para corregir su difícil carácter. Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial se alistó en los Marines; herido en el nervio ciático, regresó a casa por invalidez y consiguió trabajo como fontanero en Woodstock. El azar lo llevó a substituir a un actor en una obra de teatro, y en ese momento decidió a qué iba a dedicar su vida.


Lee Marvin

Se trasladó a Nueva York y se incorporó al Off Broadway, donde comenzó con pequeños papeles. En varios de sus primeros títulos cinematográficos ni siquiera aparecía en los créditos; tal es el caso de You're in the Navy Now (1951), de Henry Hathaway (que fue su primera película) o ¡No estamos casados! (1952), de Edmund Goulding. Aunque su carrera en papeles secundarios duró bastante, tuvo la oportunidad de trabajar con renombrados directores: Fritz Lang en Los sobornados (1953), Laszlo Benedek en ¡Salvaje! (1954), junto a Marlon Brando, y Edward Dmytryk en El motín del Caine (1954).

En Eight Iron Men (1952) había obtenido su primer papel protagonista. Sus personajes estuvieron unidos en un principio al rol del malhechor, a lo que contribuyó su físico duro. Uno de sus mejores trabajos en la década de los cincuenta fue El árbol de la vida (1957), un drama dirigido por Edward Dmytryk que contaba en el reparto con Elizabeth Taylor y Montgomery Clift. La película, adaptación de la novela de Ross Lockridge, le valió a Lee Marvin una nominación al Laurel de Oro.

A partir de entonces la industria comenzó a reconocerle con asiduidad. El hombre que mató a Liberty Valance (1962), de John Ford, le proporcionó otra nominación al Laurel de Oro; Código del hampa (1964), de Donald Siegel, le hizo ganar el BAFTA británico al mejor actor; y La ingenua explosiva (1965), de Elliot Silverstein, fue su confirmación, con el Laurel de Oro y el Oscar al mejor secundario por su papel de Kid Shelleen en aquel western cómico (adaptación de la novela de Roy Chanslor) protagonizado por Jane Fonda. Doce del patíbulo (1967), de Robert Aldrich, también fue la adaptación de una novela, en esta caso de E. M. Nathanson; su producción se convirtió en un reto, ya que incluía la construcción de un castillo, y Marvin volvió a ganar de nuevo el Laurel de Oro por su interpretación.


Lee Marvin en El hombre que mató a Liberty Valance (1962)

No obstante, entre los títulos más representativos de su carrera se encuentran Infierno en el Pacífico (1968), de John Boorman, en un mano a mano con el actor Mifune Toshiro; y La leyenda de la ciudad sin nombre (1969), de Joshua Logan, un musical que reunía elementos de comedia y de western, coprotagonizado por Clint Eastwood y Jean Seberg. El guion de Paddy Chayefsky hizo posible la credibilidad de estos clásicos del cine de acción, en los que se llevaba a la pantalla la encarnación del hombre duro en un género tan poco dado a este tipo de personajes como la comedia. Lee Marvin consiguió una nominación a los Globos de Oro por su papel en el filme, y su interpretación del tema "I Was Born Under a Wandering Star" ha quedado como un icono del cine mundial.

La década de los setenta le ofreció al actor historias hechas a su medida. Consagrado ya como uno de los grandes, protagonizó junto a Paul Newman el western de Stuart Rosenberg Los indeseables (1972), pero sobre todo se dedicaría al drama y al cine de acción. Carne Viva (1972), de Michael Ritchie, protagonizada por Gene Hackman, se desarrollaba en el mundo del hampa, mientras que El emperador del Norte (1973), de Robert Aldrich, narraba la historia de dos hombres que habían participado en la Guerra Mundial y, tras la contienda, se habían quedado sin hogar, por lo que se convierten en vagabundos para los que su mundo gira en torno al ferrocarril.

Entre los últimos títulos que protagonizó Lee Marvin se encuentra uno especialmente representativo de la década de los ochenta: Gorky Park (1983), de Michael Apted, basado en la novela de Martín Cruz Smith, que recogía, en un thriller, los tiempos de la Guerra Fría. Día de perros (1984), de Yves Boisset, una producción francesa basada en la novela de Jean Vautrin, le reunió en el reparto con Miou-Miou y Jean Carmet. The Delta Force (1986), de Menahem Golan, cerró su carrera cinematográfica; basada en hechos reales, exploraba el tema del terrorismo con intención patriótica y firme ante la amenaza extranjera. Lee Marvin contrajo matrimonio en dos ocasiones: con Betty Ebeling, con quien tuvo cuatro hijos y cuya relación duró desde 1951 a 1967; y con Pamela Feeley, con quien convivió desde 1970 hasta el fallecimiento del actor, en 1987, a causa de un infarto.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información