Miguel Ángel Moratinos

(Madrid, 1951) Político y diplomático español que fue ministro de Asuntos Exteriores desde 2004 hasta 2010. Miguel Ángel Moratinos Cuyaubé nació en Madrid el 8 de junio de 1951, en una familia de clase media originaria de Andalucía. Tras licenciarse en derecho y ciencias políticas por la Universidad Complutense, ingresó en la carrera diplomática en 1977 y obtuvo un diploma en estudios internacionales por la Escuela Diplomática.


Miguel Ángel Moratinos

Primer secretario (1979-1980) y encargado de negocios (1980-1984) de la embajada española en Yugoslavia, fue luego consejero en la de Rabat (1984-1987), donde empezó a familiarizarse con los problemas del mundo árabe.

Intensa labor diplomática

Próximo ideológicamente al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Felipe González, regresó a Madrid para ocupar diversos cargos en el Ministerio de Asuntos Exteriores, del que era titular Francisco Fernández Ordóñez. Subdirector general para el Norte de África (1987-1991), participó en el desarrollo de la Conferencia de Paz de Madrid que en 1991 reunió por primera vez a israelíes y palestinos junto a las grandes potencias. El 8 de noviembre de ese mismo año fue nombrado director del Instituto de Cooperación con el Mundo Árabe (ICMA).

Con Javier Solana como ministro de Asuntos Exteriores, fue director general de Política Exterior para África y el Próximo Oriente (1993-1996), cargo en el que cesó tras el triunfo del Partido Popular (PP) en las elecciones generales de 1996. Pese al cambio de situación política, su carrera diplomática culminó con el nombramiento de embajador en Israel el 28 de junio de ese mismo año.

Su conocimiento del mundo árabe en general y del conflicto entre Israel y Palestina en particular pesó decisivamente en la decisión del Consejo de Ministros de la Unión Europea de designarlo por unanimidad, el 28 de octubre de 1996, enviado especial para el Próximo Oriente, una misión que incluía mantener estrechos contactos con las partes implicadas en el proceso de paz y estudiar las posibilidades de promover la mediación europea, precisamente cuando los Acuerdos de Oslo de 1993 se encontraban prácticamente encallados.

Tras cesar como embajador de España en Tel Aviv (4 de diciembre de 1996), comenzó su misión como enviado especial de la Unión Europea y observador en las conversaciones de paz. Aunque mantuvo una secretaría en Bruselas, fijó su residencia en Chipre para desplazarse con facilidad por todos los países de la zona, especialmente Egipto, Líbano y Siria.

Su misión fue prorrogada por la Unión Europea en junio de 1997 y octubre de 1998 y ampliada en sus competencias para las cuestiones de seguridad en el marco de la cooperación con la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Observador de la Unión Europea

Moratinos fue uno de los artífices del Acuerdo de Wye Plantation (Estados Unidos) entre Yasser Arafat y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que previó la retrocesión por Israel del 13 % de los territorios ocupados de Cisjordania y la liberación de los presos políticos, a cambio de un compromiso palestino en las cuestiones de seguridad (23 de octubre de 1998). También estuvo presente en la firma por Arafat y el primer ministro israelí Ehud Barak del Acuerdo de Sharm el Sheij (4 de septiembre de 1999) que estableció el calendario de aplicación del memorando de Wye Plantation.

Después del fracaso de las conversaciones de Camp David (julio de 2000), la Unión Europea respaldó las gestiones del presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, para reactivar el proceso de paz. Moratinos participó en la cumbre de Sharm el Sheij, que reunió en esta ciudad egipcia a Clinton con Arafat y Barak (16-17 de octubre de 2000), y el 20 de diciembre de 2000 inició su quinto mandato como representante europeo, cuando ya el estallido de la segunda intifada en septiembre había enconado los antagonismos y complicado extraordinariamente su tarea mediadora.

En las conversaciones multilaterales de Taba (Egipto), en enero de 2001, el enviado europeo hizo balance de la situación en un informe que lleva su nombre (Documento Moratinos), exhaustivo epítome de todos los problemas pendientes entre israelíes y palestinos, reconocido por ambas partes como «una descripción bastante neutral» del estado de las negociaciones y el alcance de las propuestas sobre el estatuto de Jerusalén, las fronteras del Estado palestino y el problema de los refugiados.

La elección de Ariel Sharon como primer ministro israelí (6 de febrero de 2001) y la militarización creciente de la intifada dieron al traste con el proceso de paz y colocaron al enviado especial europeo en una tesitura imposible ante la decisión del gobierno hebreo de confinar a Arafat (marzo de 2002) y promover su destitución o exilio.

Moratinos mantuvo los contactos con el líder palestino, al que visitó en compañía de Javier Solana en las ruinas de la Mukata, en Ramala, el 24 de abril de 2002, provocando las iras de Sharon. Éste ya se había negado a recibirlo mientras persistiera en visitar a Arafat. Asistió como representante europeo a la entrega a palestinos e israelíes del nuevo plan de paz conocido como Hoja de Ruta (abril de 2003) y concluyó su gestión el 29 de junio con una entrevista con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, en El Cairo.

Ministro de Asuntos Exteriores

Moratinos concluyó su quinto y último mandato en julio de 2003 y regresó a España, pero volvió a la actividad en primera línea cuando Rodríguez Zapatero lo incluyó en su equipo de asesores para diseñar la estrategia de un futuro gobierno socialista (enero de 2004). Afiliado al PSOE desde 2000, en las elecciones generales del 14 de marzo de 2004 fue elegido diputado por la circunscripción de Córdoba.

Nombrado ministro de Asuntos Exteriores (18 de abril de 2004), y según las orientaciones del presidente del gobierno, fijó un orden de prioridades que provocó un viraje espectacular en la política exterior, tras acusar al gobierno anterior de José María Aznar de haber roto el consenso. La primera decisión a un tiempo popular y controvertida fue la retirada de todas las tropas españolas destacadas en Iraq formando parte de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos. Washington manifestó su malestar.

Según el guión preelectoral, el gobierno de Rodríguez Zapatero aceptó la Constitución Europea, incluido el sistema de doble mayoría en el Consejo, y acercó sus posiciones a las de Alemania y Francia. Nada más tomar posesión, Moratinos inició una gira por varias capitales europeas y Washington para explicar la nueva posición de España en el tablero mundial.

Los cambios impulsados por Moratinos incluían el retorno de España al centro de la política europea; la normalización de las relaciones con Marruecos, aunque fuera a costa de modificar la posición tradicional sobre el Sahara, y la defensa de una comunidad internacional garante de la paz y la justicia con mecanismos e instituciones multilaterales.

Miguel Ángel Moratinos es doctor honoris causa por la Universidad de Granada (2003); ha presidido la Asociación Foro Exterior, dedicada al análisis de los problemas internacionales, y está en posesión de numerosas condecoraciones: Orden del Mérito Civil español, comendador de la Orden Alauita Ouissan (Marruecos), de la Orden de la República de Tunicia y de la Orden Orange-Nassau de los Países Bajos. En 1994 recibió el premio de cooperación de la Asociación de Periodistas Árabes. Habla inglés y francés y tiene conocimientos de serbocroata. Está casado con la francesa Dominique Maunac, con la que tiene tres hijos.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información