Marilyn Monroe

 
Infancia difícil. Hija sin padre de Gladys Baker, una pobre mujer que pasó la mayor parte de su vida en un manicomio, Norma Jean Baker fue acogida por caridad en diversos hogares adoptivos a los que el estado de California subvencionaba con veinte dólares mensuales. Parece ser que cuando, siendo una niña, mataron a su perro Tippy, fue víctima de una repentina pérdida del habla que se tradujo más tarde en una insuperable tartamudez. A los ocho años fue violada por un extraño, un hombre no identificado que pasaba por ser un "amigo de la casa" o acaso uno de sus eventuales padrastros. En septiembre de 1935 Marilyn Monroe ingresó en un orfanato de Los Ángeles; todo ello determinaría una serie de trastornos y desarreglos emocionales que ya nunca llegaría a superar. En la imagen, una jovencísima Marilyn.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información