Marilyn Monroe

 
Relaciones tumultuosas. A lo largo de su corta vida Marilyn Monroe se casó tres veces. Sus tres esposos fueron James Dougherty, un tipo grandullón que acabó como policía retirado; Joe DiMaggio, un deportista que enfermó de celos hasta convertir el matrimonio en un infierno; y, por último, Arthur Miller, el venerado intelectual, el dramaturgo íntegro e inclemente, al que se aferró con desesperación. Se supone que también jugaron con sus sentimientos coleccionistas de bellas y famosas como Frank Sinatra o Robert F. Kennedy, y que se acostó con numerosos hombres; quizás porque, como ella misma declaró con su deslumbrante superficialidad: "El sexo es una parte de la naturaleza, y yo estoy del lado de la naturaleza." Precisamente su irreprimible franqueza fue la causa de muchas de sus desgracias, del fracaso de sus matrimonios y de la incomodidad que provocaba entre los poderosos de Hollywood. Su precoz relación con James Dougherty, iniciada en 1942, concluyó abruptamente cuatro años después, pero durante esos años juveniles ya se había convertido en modelo profesional posando para fotografías destinadas a la propaganda del ejército. En la imagen, Marilyn Monroe con su tercer esposo, el dramaturgo Arthur Miller.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información