Sidney Altman

(Montreal, 1939 - 1989) Químico canadiense que fue galardonado con el premio Nobel de Química en 1989 junto a Thomas R. Cech. Licenciado por el MIT y doctorado en biofísica por la Universidad de Colorado, Altman descubrió, independientemente y al mismo tiempo que Cech, que el ARN es capaz de realizar por sí solo la función catalítica. Sus trabajos plantearon nuevos enfoques en las hipótesis sobre el origen de la vida y nuevas posibilidades en el campo de la biotecnología.

El descubrimiento terminó con un dogma científico de principios de siglo: las actividades enzimáticas (la catálisis de reacciones químicas en el ser vivo) no sólo pueden ser ejecutadas por las proteínas, sino que el ARN, tradicionalmente considerado como mensajero pasivo de la información genética, puede también funcionar como enzima. En 1978, Altman y sus colegas encontraron que la ribonucleasa bacteriana P, compuesta por una fracción proteica y ARN, perdía sus propiedades catalíticas si se eliminaba el ARN. Hacia 1983, demostraron que bajo ciertas condiciones el ARN era capaz de realizar por sí solo la función catalítica.

Desde entonces, los científicos han descubierto alrededor de 100 moléculas de ARN implicadas en reacciones catalíticas importantes y que reciben el nombre de ribozinas. El descubrimiento de las ribozinas dejó la puerta abierta a especulaciones sobre si éstas pudieron ser las primeras moléculas que hicieron posible la vida en la Tierra, ya que son moléculas con capacidad para almacenar información genética y, al mismo tiempo, facilitar reacciones químicas.