Álvares de Azevedo

(Manuel António Álvares de Azevedo; São Paulo, 1831 - Río de Janeiro, 1852) Poeta, cuentista y ensayista brasileño, principal representante de la poesía romántica en su país. Fue un genio precoz cuya creación literaria hubo de coincidir con sus años universitarios y a quien su corta vida impidió legar a la posteridad una producción abundante, aunque sí suficiente para dejar patente su notable calidad. Pese a su carácter personal, en su lírica afloran las influencias de Musset, Heine, Hoffmann, Leopardi, Espronceda y Byron, de todos los cuales vino a ser una réplica brasileña.


Álvares de Azevedo

Inicialmente publicó sus escritos en Ensaios Litterarios de Athenen Paulista, revista que se editaba en São Paulo, y sus inquietudes en pro de las letras le llevaron a ser fundador de la sociedad académica Ensaio Philosophico Paulitano. Su obra revela una acentuada angustia y sentimentalismo. La muerte y el escapismo son una constante en sus poemas, siempre expresados en tono triste y amargo. Sus poesías muestran una concepción del amor que idealiza a la mujer, presentándola como un ángel pero envuelta en un gran erotismo y sensualidad. Otros temas son la nostalgia de la infancia, el amor a la naturaleza, el patriotismo y la religión.

Ninguno de los libros de Álvares de Azevedo llegó a ser publicado en vida. De entre ellos, Lira de los veinte años (1853) es considerado su obra maestra. Esta colección, que reúne casi todos sus poemas líricos, está dividida en tres partes: en la primera se hallan las poesías de infancia, que tienen principalmente por temas el amor y la amistad, y que dejan ver el fondo del presentimiento de su temprana muerte; la segunda está formada por las poesías de la adolescencia, a las que el sentimiento de la muerte y de la caducidad de las cosas tiñe de ironía y sarcasmo; en la tercera parte los estados de ánimo indicados alternan, hallando su unidad en un pesimismo al estilo de Leopardi.

La poesía de Azevedo revela una acentuada familiaridad con la gran poesía romántica nacional y extranjera, pero las reminiscencias no sofocan por completo la inspiración personal; las huellas evidentes de Gonçalves Diaz, de Byron, de Heine (al que tradujo), de Musset o de Espronceda sólo son la trama sobre la que se mueve la impetuosa originalidad del poeta. También él, de modo análogo a los más representativos líricos del Brasil, informa su propia poesía con una nota de ardiente sensualidad, pero de una sensualidad que no es alegría de los sentidos, sino nostalgia de la vida que huye. Una amplia variedad y el continuo alternarse de las formas métricas contribuyen a dar a la inquieta movilidad de los estados de ánimo y del pensamiento del poeta una expresión cuya belleza ha resistido hasta hoy.

Entre las novelas de Álvares de Azevedo destacan Noite na taverna (1855) y Macário (1855), "tentativa dramática". También póstumamente se publicaron sus cartas, discursos académicos, ensayos y estudios literarios. Su prematura muerte a los veintiún años, a consecuencia de una tuberculosis galopante, fue muy sentida en el Brasil; sus obras completas fueron editadas en tres volúmenes en Río de Janeiro.