Ignacio Andrade

(Mérida, 1839 - Macuto, 1925) Militar y político venezolano que fue presidente de la República de Venezuela entre 1898 y 1899. Ocupó diversos cargos públicos, entre los que destacó el de presidente del estado Falcón (1883-1885) y del Gran Estado Miranda (1894-1897).

En las elecciones de 1897 fue candidato a la presidencia apoyado por el gobierno de Crespo. Ignacio Andrade resultó elegido presidente, pero su opositor, José Manuel Hernández, denunció el clamoroso fraude electoral y se alzó en armas. Derrotado Hernández, el país siguió convulsionado. El siguiente alzado fue Carlos Rangel Garbiras, jefe del Partido Autonomista de los Andes, quien desde Colombia invadió el territorio venezolano con 2.000 hombres y fue vencido en Capacho y San Josecito.

El Congreso de 1899 tomó la decisión de restablecer la autonomía de los Estados y revivió el espíritu de la Constitución de 1864. Por ello autorizó a Ignacio Andrade para que nombrase presidentes interinos provisionales. La reforma constitucional escindió al Congreso en constitucionalistas y revolucionarios. El siguiente en alzarse contra el presidente fue Ramón Guerra, esta vez para impedir la reforma constitucional que pretendía hacer Andueza Palacio. Se conspiraba por todo el país y también desde fuera.

Al panorama de incertidumbre política se uniría la gravísima crisis económica internacional de 1898, que afectó duramente los precios del café, producto que representaba más del 80 por ciento de las exportaciones de Venezuela. El país se encontró en el peor de los estados, tanto en lo político como en lo moral, social y económico.

Todo ello sería aprovechado por Cipriano Castro para enarbolar la bandera revolucionaria. El 23 de mayo de 1899, Cipriano Castro invadió por el Táchira a la cabeza de los Sesenta; lo acompañaban Juan Vicente Gómez y Eleazar López Contreras, cuya acción política iba a signar buena parte del siglo XX venezolano.

Ignacio Andrade se exilió en Puerto Rico y posteriormente, gracias a la amnistía de 1903, pudo volver a la vida pública. Fue ministro en Cuba y superintendente de la Renta de Licores en el Distrito Federal con Cipriano Castro. Actuó asimismo como ministro de Relaciones Exteriores (1916-1917) y Relaciones Interiores (1917-1922) durante el régimen de Gómez.