Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

Aniceto Arce

(Tarija, 1824 - Sucre, 1906) Político boliviano, presidente de la república entre 1888 y 1892. Hijo de Diego de Arce y Francisca Ruiz de Mendoza, realizó sus estudios básicos en el Colegio Junín de Sucre, y siguió la carrera de derecho en la Universidad de San Francisco Javier de Chuquisaca.

Ante la persecución del gobierno de Manuel Isidoro Belzú, se vio obligado a exiliarse en Copiapó (Chile), donde se interesó por la minería. Al regresar a su país tras la subida de Linares al poder, se dedicó a la minería y consiguió reunir una gran fortuna: la mina de plata de Huanchaca fue una de sus propiedades más importantes. Casado con Amalia Argandoña, heredera de los accionistas de Huanchaca, cimentó una fortuna personal vinculada a ese centro minero, del que acabó siendo el principal accionista.

Elegido vicepresidente de la República en 1880, fue separado del cargo y obligado a exiliarse por decisión del presidente Narciso Campero. Se refugió entonces en Francia, de donde regresó para intervenir en la política al frente del partido Conservador, resultado de la fusión de los partidos Constitucional y Democrático. Después de ejercer como embajador en Argentina y Paraguay primero, y luego en España y Francia, fue elegido presidente de la república, cargo que ostentó durante el período 1888-92. Su gobierno se inscribe, por consiguiente, en el período conservador que va desde la Guerra del Pacífico (1879-1883) hasta la sublevación liberal de 1899. Terció también en las elecciones de 1904, en las que sería derrotado por Ismael Montes.

Su gobierno fue duramente atacado por los liberales. Antes de un mes de su toma de posesión, mientras estaba en un acto religioso en la catedral de Sucre, se sublevó la tropa que le escoltaba y salvó su vida escapando disfrazado de fraile. Reorganizó la resistencia en Cochabamba, y una vez vencidos sus enemigos, fue implacable contra ellos: muchos fueron desterrados y se cerraron sus órganos informativos.

La acción de su gobierno se centró en la construcción de vías de comunicación, especialmente la continuación de la vía férrea desde la frontera con Chile hasta Oruro, obra combatida por la oposición, argumentando que el ferrocarril sería utilizado por los chilenos para invadir Bolivia. El 15 de mayo de 1882, cuando la obra estuvo terminada, exclamó: "Ahora ya podéis matarme". Hoy los bolivianos agradecen su tenacidad.

Se preocupó además de unir entre sí las diversas regiones del país, construyendo los caminos Sucre-Potosí, Sucre-Cochabamba, Sucre-Oruro y Cochabamba-Beni. Estableció la conscripción militar, y apoyó la educación con la fundación del Colegio Militar, aún en funcionamiento, y facilitando la entrada al país de religiosas, maestros e ingenieros extranjeros.

Le sucedió en el poder Mariano Baptista (católico y gran orador), después del golpe de estado que en la práctica llevó a cabo el propio Aniceto Arce, a escasos días de terminar su mandato. El gobierno de Arce ha sido muy discutido, y aunque no se puede negar su carácter despótico, también hay que aceptar que fue relativamente honrado y constructivo.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos