Alfred Julius Ayer

(Londres, 1910-1989) Filósofo inglés. Cursó estudios, en primer lugar, en Eton y, más tarde, en Oxford. Tras permanecer durante un breve período de tiempo en Viena, donde estuvo en relación con los estudiosos del Círculo de Viena (origen del empirismo contemporáneo), regresó a Oxford, donde se dedicó a la enseñanza en la misma escuela que había frecuentado como estudiante, la Christ Church.


Alfred J. Ayer

Después de la guerra volvió a enseñar en Oxford, en el Wadham College, y en 1946 se hizo cargo de la cátedra de Filosofía y Lógica en la Universidad de Londres. Mientras tanto, la fama que había adquirido le deparó numerosas invitaciones para impartir cursos y conferencias diversas universidades de Estados Unidos, América Latina e incluso China. En 1952 fue nombrado miembro de la British Academy, y desde 1959 enseñó lógica en la Universidad de Oxford.

Gracias a sus relaciones con el Círculo de Viena, cuyas ideas le habían entusiasmado, Ayer fue el mayor defensor del neopositivismo que hubo en Gran Bretaña antes de la guerra. De este período es su obra más conocida, Lenguaje, verdad y lógica (Language, Truth and Logic, 1936), una exposición radical y agresiva desde el punto de vista del empirismo lógico, según el cual sólo las proposiciones empíricas tienen significado, mientras que las proposiciones filosóficas, las metafísicas y las "a priori" no tienen sentido alguno o son tautológicas.

En consecuencia, la labor que se le confía a la filosofía no es otra que la de proporcionar una explicación lógica del lenguaje. De este modo, Ayer se colocaba en el camino de la filosofía analítica, remitiéndose a Russell y Moore, y distanciándose de Wittgenstein, quien afirmaba que la filosofía es un absurdo sin sentido, aunque se declaraba en gran deuda con él.

Desde este primer escrito importante ya se advierte, de un modo evidente, cómo la filosofía de Ayer, que se alineaba junto a la más empirista del Círculo de Viena (Schlick), tenía sus orígenes en la tradición empirista inglesa, como también lo demuestra la fascinación que sobre él ejercieron las lecciones sobre la percepción de su maestro H. H. Price. En efecto, a partir de ellas, Ayer atenuó el radicalismo de su primera obra, distanciándose definitivamente de los intereses lógico-matemáticos y epistemológicos que dominaban entre los neopositivistas, y concentrándose en el problema del análisis del conocimiento empírico.

En The Foundations of Empirical Knowledge (1940) ya se encuentra en primer término el interés por discutir la experiencia empírica, precisar los límites de la fenomenología y responder a las críticas de los escépticos contra el empirismo. Éstos serían los temas presentes en sus ensayos y en sus obras sucesivas. En efecto, en su colección Ensayos filosóficos (Philosophical Essays, 1954) se discuten los problemas centrales de la filosofía de Ayer: los datos sensoriales, la referencia ontológica a los conocimientos y la consciencia del pasado de las otras mentes.

En 1956 asumió en su totalidad el problema del conocimiento, sobre todo en relación al escepticismo, en el volumen The Problem of Knowledge, en el que se esclarece el objetivo de llegar a un conocimiento cierto de los hechos mediante el análisis del lenguaje corriente. En 1963 publicó otra colección de ensayos que abría con un escrito en el que recoge el problema del conocimiento del otro y discute las posiciones de Strawson, El concepto de persona (The Concept of a Person and Other Essays, 1963).

Su insistencia sobre este tema demuestra la exigencia que siempre tuvo por afrontar los problemas que traspasan los estrechos límites tradicionales del empirismo, como el de la intersubjetividad y la Historia. En este sentido, hay que interpretar su aproximación a la temática de la fenomenología y su último trabajo dedicado al pragmatismo, The Origins of Pragmatism (1969). Otras obras posteriores son Metaphysics and common sense (1970), dos monografías sobre Russell (1972) y Hume (1980), y Probability and Evidence (1979).