Rafael Barradas

(Montevideo, 1890 - id., 1929) Pintor uruguayo. Su traslado a Europa le permitió contactar en Milán con los futuristas italianos. Desarrolló una particular forma de expresión, denominada «vibracionismo», consistente en dotar a sus dibujos de una gran fuerza expresiva apoyada en un excelente cromatismo. En Barcelona (1913), se relacionó con Torres García y con los poetas catalanes adscritos a la vanguardia (ilustró con sus dibujos las obras de J. Salvat-Papasseit).

Rafael Barradas se inició como dibujante en publicaciones como El monigote, fundada por él mismo. Tras recorrer Europa, en 1912 se estableció en España, donde realizó ilustraciones para libros, carteles y decorados teatrales y frecuentó a pintores como Zuloaga, Dalí y Torres García. Participó en los movimientos de renovación artística europea y creó otros, como el vibracionismo (influido por el futurismo en la búsqueda del movimiento y por el cubismo en el facetado de las imágenes) y el clownismo.


Zíngaras (1917), de Rafael Barradas

Dentro de su obra destacan el conjunto de pinturas bíblicas, realizadas en un período que el autor calificó como místico, y la serie de retratos de tipos populares españoles que denominó Los magníficos, personajes de cuerpos sólidos y manos expresivas que denotan en el artista un espíritu no ajeno a las vicisitudes de la realidad social que lo rodeaba.

El Uruguay está presente en su obra española a través de los Estampones montevideanos, en los que reflejó el Montevideo de su juventud. Su figura fue revalorizada por los artistas de las décadas de 1940 y 1950 como uno de los iniciadores de las vanguardias artísticas en España, y su obra se incluyó en la exposición Retrospectivas de los Precursores, organizada en 1955 en Madrid dentro de la III Bienal Hispanoamericana de Arte.