Fulgencio Batista

(Banes, Cuba, 1901 - Guadalmina, España, 1973) Militar y político cubano. Nacido en el seno de una familia humilde, ingresó en el ejército más por necesidad que por vocación. Sin embargo, consiguió compatibilizar su carrera militar con los estudios de periodismo, que concluyó. El año 1928 fue ascendido al grado de sargento y destinado a Camp Columbia, en La Habana, donde entró en contacto con círculos militares opuestos a la dictadura de Gerardo Machado, de los que se erigió en máximo representante.


Fulgencio Batista

En septiembre de 1933, tras la subida al poder de Carlos Manuel de Céspedes, articuló, junto con una serie de organizaciones estudiantiles también descontentas con la situación política, un motín militar que dio como resultado la constitución de un gobierno provisional encabezado por Ramón Grau de San Martín. Batista, verdadero hombre fuerte del país, se mantuvo en la sombra y otorgó la presidencia a distintos hombres de confianza, hasta que finalmente, en 1940, se hizo cargo del gobierno.

Durante su primer mandato, que se prolongó hasta 1944, legalizó el Partido Comunista Cubano e introdujo una serie de reformas financieras y sociales que mejoraron parcialmente la maltrecha situación económica. Su mejor aliado, no obstante, continuó siendo el gobierno estadounidense, al que permitió el uso de sus bases militares durante la Segunda Guerra Mundial.

Tras acceder a ser sustituido en la presidencia por Grau de San Martín, se trasladó a Florida, donde escribió Sombras de América, obra publicada en México en 1946. Regresó a Cuba en 1948, fecha en que fue elegido senador, cargo desde el que se dispuso a preparar su candidatura a la presidencia del país para las elecciones que debían celebrarse en junio de 1952.

Sin embargo, poco antes de esta fecha, protagonizó un golpe militar, tras el cual disolvió el Congreso, suspendió la Constitución de 1940 e ilegalizó todas las formaciones políticas. Erigido en dictador, consiguió reprimir la primera intentona comunista de 1953, encarcelando a Fidel Castro y sus seguidores. En el año 1957, con Castro al frente, la guerrilla comunista relanzó sus ataques y la noche de fin de año de 1958, con el ejército y la población en contra, Batista se vio obligado a huir. Se estableció primero en la República Dominicana, luego en Madeira y por último en Guadalmina, cerca de Marbella, donde murió.