Juan María Bordaberry Arocena

(Montevideo, 1928) Político uruguayo, presidente de la República entre 1972 y 1976. Miembro de una de las familias ganaderas más poderosas del país, cursó estudios en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Montevideo. Comenzó su actividad política a través de las organizaciones agrarias y fue vocal y luego secretario general de la Asociación Rural del Uruguay. Posteriormente se afilió al Partido Blanco (o Nacional, PN). Fue presidente de la Junta Cárnica Nacional (1959), miembro honorario del Comité del Plan de Desarrollo Agrícola (1960), miembro del Consejo Lanero Nacional (1960-1962) y presidente de la Comisión contra Enfermedades Bucopédicas (1962).

En 1962 obtuvo el escaño de senador, que abandonó en 1964 para presidir la Liga Federal de Acción Ruralista (LFAR), que representaba a la alta burguesía agraria y preconizaba la vuelta al ejecutivo unipersonal (desde 1952 regía un Consejo Nacional de Gobierno). Cuando el Partido Colorado (PC) llegó al poder en 1967, Bordaberry, declarado conservador y anticomunista, se le unió al considerarlo la mejor garantía para un poder fuerte.

El presidente Jorge Pacheco Areco lo nombró en octubre de 1969 ministro de Agricultura. Dos años después presentó su candidatura, doble, a las elecciones del 28 de noviembre de 1971: a la presidencia y a la vicepresidencia en la candidatura de Pacheco, en una astuta maniobra del PC para asegurar su continuidad. El 15 de febrero de 1972 Bordaberry fue declarado vencedor sobre Wilson Ferreira Aldunate (PN) y Líber Seregni (Frente Amplio) y asumió sus funciones el 1 de marzo, para un mandato de cinco años.

La difícil situación creada por las acciones de guerrilla urbana del Movimiento de Liberación Nacional "Tupamaros" (MLNT) y las crecientes presiones e injerencias en el poder civil del estamento militar que las combatía desató una grave crisis institucional. El 15 de abril de 1972, el Congreso introdujo el "estado de guerra interno", con restricción de garantías constitucionales, y el 3 de noviembre se reveló, con gran escándalo, un documento confidencial del ejército justificatorio de su intervención en la vida política.

Bordaberry, sobrepasado por los acontecimientos y privado de apoyos en el propio PC, fue adquiriendo un papel de mero "vocero" de las Fuerzas Armadas, que pusieron en marcha un verdadero golpe de Estado, silencioso e incruento. El último acto de este proceso (que en ciencia política se ha conocido como "bordaberrización"), tuvo lugar el 25 de junio de 1973, con el despliegue del ejército en Montevideo y el anuncio por Bordaberry de la suspensión del Congreso y la instauración del gobierno por decreto.

El golpe, además de quebrar cuarenta años de singular trayectoria democrática y civilista en Uruguay, puso en marcha la "solución final" en el tratamiento de los movimientos de izquierda en el Cono Sur: Chile le siguió en septiembre de 1973 y Argentina en marzo de 1976. El 12 de junio de 1976, a unos meses de la expiración de su mandato, Bordaberrry fue destituido por los militares, por desavenencias sobre la normalización constitucional, y sustituido por el jurista A. Méndez. A finales de 2006 fue procesado por el presunto homicidio de catorce opositores políticos durante su gestión de gobierno.