Jorge Rafael Videla

(Mercedes, Argentina, 1925 - Marcos Paz, 2013) Militar y político argentino que encabezó el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 e inició una dictadura militar que se prolongaría hasta 1983; el propio Videla detentó el poder entre 1976 y 1981, ejerciendo una brutal represión contra toda oposición política.


Jorge Videla

Jorge Rafael Videla ingresó en el ejército siendo muy joven, y a los diecinueve años era oficial de infantería. Formó parte de la Secretaría de Defensa (1958-1960), dirigió la Academia Militar hasta 1962, y en 1971 ascendió a general. Nombrado jefe de Estado Mayor en 1973, y comandante en jefe del ejército un año más tarde, en marzo de 1976 dirigió el golpe de Estado que derrocó a la viuda del general Perón, María Estela Martínez, y se convirtió en presidente de la Junta Militar que pasó a detentar el poder.

Videla disolvió el congreso y prohibió toda actividad política y sindical, además de establecer un férreo control militar de la central obrera (CGT). El nuevo régimen favoreció las inversiones multinacionales e impulsó el comercio exterior a costa del desmantelamiento de la industria nacional, y no pudo controlar una galopante inflación ni el abrumador incremento de la deuda exterior.

Las Fuerzas Armadas eliminaron a las guerrillas izquierdistas y peronistas y a todo tipo de oposición política mediante una feroz e indiscriminada represión, que supuso uno de los períodos más tenebrosos de la historia argentina, con miles de muertos, desaparecidos y exiliados. Nombrado presidente de la República en 1980, cesó en el cargo al año siguiente, sustituido por el general Roberto Viola.

Restaurada la democracia en el país, fue juzgado por su responsabilidad en el golpe militar de 1976 y por violación de los derechos humanos. Condenado a cadena perpetua en diciembre de 1985, fue amnistiado al cabo de cinco años gracias a la llamada ley de Punto Final. En octubre de 1998 volvió a ser denunciado y detenido por el rapto de niños nacidos en cautividad durante su mandato, delito que no se contemplaba en las medidas de amnistía política de los años 1989 y 1990. Por su avanzada edad se le concedió arresto domiciliario hasta que en 2008, a causa de la gravedad de las imputaciones que pesaban sobre él, hubo de ingresar de nuevo en prisión. Tras cuatro años encarcelado en la base militar de Campo de Mayo, pasó al penal de Marcos Paz, donde falleció.