María Estela Martínez de Perón

(María Estela Martínez de Perón, llamada Isabelita; La Rioja, Argentina, 1931 - ) Política argentina. Era una bailarina de variedades cuando conoció al ex presidente y general Juan Domingo Perón, con quien se casó en España en 1961 (éste permanecía viudo desde la muerte de Eva Duarte en 1954). Compartió el exilio con Perón, regresó con él a Argentina en 1973 y colaboró con la campaña del Partido Justicialista, que condujo a su marido de nuevo a la Presidencia de la República en aquel mismo año.

Dado el fuerte personalismo de aquel régimen populista, Isabelita fue promovida al cargo de vicepresidenta; la inmediata enfermedad y muerte de Perón le llevó a sustituirle como presidenta de la República y del partido en 1974. Su mandato -meramente simbólico, pues el poder efectivo lo detentaba el ultraderechista López Rega- constituyó un desastre, carente Isabelita del carisma necesario para sustituir políticamente al fallecido líder populista, en un clima de deterioro económico y social; fue entonces cuando se inició la «guerra sucia» de los militares argentinos contra los movimientos estudiantiles e izquierdistas.

El ascenso del poder del ejército se completó con el golpe de Estado que en 1976 derrocó a la presidenta y la sustituyó por la dictadura de una Junta Militar. Mientras la dictadura desarrollaba una sangrienta represión, Isabelita fue detenida, puesta en arresto domiciliario (1976) y condenada por corrupción en 1981.

En aquel mismo año recuperó la libertad y volvió a establecerse en España. Regresó temporalmente a Argentina tras la caída de la dictadura militar y la derrota electoral de los peronistas, para dirigir el pacto institucional de los justicialistas con el nuevo presidente democrático, el radical Raúl Alfonsín (1984-85); pero las divisiones internas del justicialismo le llevaron a dimitir como presidenta del partido y retirarse de la política.