Tim Burton

(Burbank, California, 1958) Director y productor de cine estadounidense. Destacado artífice tanto de la animación como de las películas con actores reales, lo más característico de su filmografía sobresale por una excelente factura visual puesta al servicio de historias fantásticas y góticas, no exentas a veces de un humor ácido y protagonizadas con frecuencia por seres marginados o incomprendidos.


Tim Burton

Desde su época de estudiante en su ciudad natal mostró un gran talento para el dibujo, lo que le llevó a matricularse en el California Institute of Arts, donde completó su formación artística. Presentó sus trabajos en los estudios Walt Disney, que serían su lugar de creación durante años. Formó parte del equipo de animadores de la compañía y participó, de ese modo, en la realización de largometrajes como Tod y Toby y Taron y el caldero mágico.

Aprovechando su buena relación con los ejecutivos de la productora, logró realizar con su financiación dos cortometrajes, Vincent (1982) y Frankenweenie (1984), que mostraron ya las características fundamentales de su cine: estética expresionista, nostalgia por los personajes del cine clásico de terror y movimientos de cámara muy similares a los empleados en el dibujo animado. Respondiendo a una llamada a diversos directores para realizar una serie de adaptaciones televisivas de cuentos clásicos, Burton dirigió Aladino y la lámpara maravillosa (1985) y ese mismo año colaboró con la productora NBC para rodar uno de los episodios de la teleserie Alfred Hitchcock presenta, concretamente el titulado El tarro, cuyo argumento se basa en un cuento de Ray Bradbury. Muchos años después participaría en una serie semejante producida por Steven Spielberg, Cuentos asombrosos, que incluyó un capítulo de animación dirigido por Burton, Family dog (1993).

Una estrella de la televisión, Pee-Wee Herman, fue el protagonista de su primer largometraje, La gran aventura de Pee-Wee (1985) durante cuyo rodaje trabajó con el músico que participaría en la mayoría de sus siguientes filmes, Danny Elfman. En Bitelchús (1988), su siguiente película, introduce al espectador en un mundo disparatado, lleno de imaginación, que fue bien recibido por el público. Parecida originalidad demostró en su adaptación a la gran pantalla de un clásico del cómic, Batman (1989), primera gran producción en la que participó y que, gracias a su buen resultado en taquilla, consolidó la posición de Burton dentro de la industria de Hollywood. Por la misma época se convirtió en productor ejecutivo de la adaptación televisiva de Bitelchús, una serie de dibujos animados destinada al público infantil.

La secuela de Batman llevó por título Batman vuelve y llegó a las pantallas en 1992. Uno de los personajes más destacados de esta película es Catwoman, una pérfida superheroína interpretada por Michelle Pfeiffer. Eduardo Manostijeras (1990), protagonizada por Johnny Depp y Winina Ryder, y Pesadilla antes de Navidad (1994) fueron sus siguientes proyectos en los que, dentro de la fantasía, se retratan personajes incomprendidos, que sólo a través de los sueños pueden ver realizadas sus aspiraciones. El segundo de los títulos citados, dirigido por Henry Selick y escrito y producido por Burton, es además una valiosa muestra de su cine de animación.


Fotogramas de Eduardo Manostijeras (1990)
y Pesadilla antes de Navidad (1994)

En 1995 rodó uno de sus proyectos más personales, Ed Wood, cuyo argumento gira en torno al peculiar cineasta del mismo nombre, considerado uno de los peores directores de la historia del cine. En la película aparece como personaje el mítico actor de terror Bela Lugosi, excelentemente interpretado por Martin Landau. El famoso intérprete de filmes de terror es, junto a Vincent Price, uno de los actores más admirados por Burton, cuyo universo personal debe mucho a las películas por ellos protagonizadas.

Mars attacks! (1996), para muchos una obra maestra de humor ácido, no fue bien comprendida por el público estadounidense, que rechazó la sátira excesiva de su sociedad que se presenta en el filme. Tras ésta, Burton rodó Sleepy Hollow (1999), una claustrofóbica historia de terror con su actor fetiche, Johnny Depp, una inquietante Christina Ricci y un espectacular Cristopher Walken en su papel de misterioso caballero cortacabezas.

Tras Sleepy Hollow, Burton llevó a la pantalla una secuela de El planeta de los simios protagonizada, entre otras, por su para entonces compañera sentimental, Helena Bonham Carter. La película, considerada por muchos como fallida, supuso un cierto descalabro para el director, aunque no fue ningún obstáculo para contratar de nuevo a una gran estrella, Ewan McGregor, para protagonizar otra fantástica película titulada Big fish (2003), en la que la historia de la vida de un padre moribundo sirve de hilo conductor para narrar la relación con su hijo y el mundo de fantasía creado para éste.

De nuevo con Johnny Depp, y acompañado también de Bonham Carter, estrenó en agosto de 2005 Charlie y la fábrica de chocolate, un espectacular despliegue de magia visual con el que consiguió de nuevo aunar un gran éxito de taquilla con las buenas críticas. Repitió protagonistas, aunque esta vez sólo con la voz, en su nueva película de animación, La novia cadáver (2005), una hermosa fantasía macabra que también cosechó un enorme éxito de taquilla.