Dwight David Eisenhower

(Denison, Texas, 1890 - Washington D. C., 1969) Trigésimo cuarto presidente de Estados Unidos de América (1953-1961). Hijo de una modesta familia rural de Kansas, recibió una educación religiosa y disciplinada. Estudió en la academia militar de West Point, en la que entró como becario gracias a sus brillantes calificaciones (1911). Tras graduarse en 1915, fue destinado a funciones de organización y oficinas que le mantuvieron alejado de los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial. En los años treinta sirvió como asistente del general Douglas MacArthur en Filipinas.


El general Eisenhower

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y el consiguiente crecimiento del ejército americano, Eisenhower obtuvo su primer puesto con mando sobre tropas, demostrando cualidades que le valieron el ascenso a general (1941). La confianza que inspiró al jefe del Estado Mayor, George Marshall, hizo que fuera nombrado comandante en jefe de la operación de desembarco en el norte de África de británicos y norteamericanos (Operación Torch, 1942). A pesar de los errores y problemas de aquella ofensiva, el Magreb quedó en manos de los aliados y Eisenhower conservó el mando. Desde aquella base se le encomendó el primer asalto de los aliados al continente europeo, supervisando la invasión de Sicilia y la posterior campaña de Italia.

Pero la principal acción militar de la carrera de Eisenhower fue la organización y dirección del desembarco de Normandía, destinado a abrir definitivamente un frente occidental hacia el corazón de la Alemania nazi (Operación Overlord, 1944). El éxito de aquella arriesgada y compleja operación de desembarco masivo contribuyó a acelerar el final de la guerra y proporcionó a su responsable prestigio y popularidad.

Apoyado en la superioridad numérica y armamentística de sus tropas (reflejo de la capacidad industrial de Estados Unidos), Eisenhower dirigió la ofensiva final victoriosa contra el Tercer Reich a través de Francia y de la misma Alemania, hasta el encuentro en el río Elba con las tropas de los aliados soviéticos que venían avanzando desde el este (1945). Recibió entonces la rendición incondicional del ejército alemán y sirvió brevemente como comandante en jefe de las tropas de ocupación estadounidenses en Alemania. Luego sucedió a Marshall como jefe del Estado Mayor y organizó desde ese cargo la desmovilización del enorme ejército que había combatido en la Segunda Guerra Mundial. Tras un breve periodo como presidente de la Universidad de Columbia de Nueva York (1948-1951), volvió al ejército como comandante supremo de las fuerzas de la OTAN.

La popularidad que le había dado la victoria militar aliada sobre Alemania hizo que Eisenhower recibiese invitaciones para entrar en política desde el mismo final de la guerra. Inicialmente las rechazó todas, aludiendo al apoliticismo del ejército y a la neutralidad que debe mantener el político profesional. Pero, tras la inesperada victoria electoral de Harry S. Truman en 1948, sus convicciones conservadoras se impusieron y aceptó asumir la candidatura republicana para la presidencia en los siguientes comicios y contribuir así a frenar la extensión del Estado de bienestar que venían impulsando los demócratas desde los tiempos de Franklin D. Roosevelt; al mismo tiempo esperaba poder combatir las tendencias aislacionistas que dominaban el Partido Republicano en materia de política exterior. Con Nixon como vicepresidente, Ike Eisenhower ganó las elecciones de 1952 y 1956 sin grandes dificultades.

Durante sus dos mandatos como presidente (1953-1961) se mostró moderadamente conservador: detuvo el crecimiento del sector público y del Estado de bienestar, pero no desmontó las grandes reformas sociales iniciadas por Roosevelt; se esforzó por equilibrar el presupuesto con medidas de austeridad generalizadas, que no impidieron la realización de grandes obras públicas, como el sistema de autopistas interestatales o la conexión fluvial de los Grandes Lagos con el océano Atlántico. Aunque no era un luchador antirracista, llevó la defensa de los principios constitucionales y de las sentencias del Tribunal Supremo hasta el punto de ordenar la intervención de tropas federales contra la segregación racial en las escuelas de Arkansas (1957).


Como presidente de los Estados Unidos

Pero sus retos principales procedían de la política internacional, dominada en aquellos años por la «guerra fría» que enfrentaba a los Estados Unidos con la Unión Soviética a escala mundial. Eisenhower decidió compensar la reducción del presupuesto militar con un sistema de defensa que descansaría cada vez más sobre las armas nucleares; y trató de fortalecer sus posiciones aceptando como aliado a cualquier país dispuesto a participar en la lucha contra el comunismo (caso de la España de Francisco Franco, con la que firmó varios tratados en 1953-1959).

Entre sus éxitos más significativos hay que destacar la victoria en la Guerra de Corea en 1953 y las conversaciones con la Unión Soviética de Nikita Jruschov. Eisenhower fue el primer presidente afectado por la 22ª enmienda de la Constitución, que le impidió presentarse para un tercer mandato; en las elecciones de 1960, su vicepresidente, Richard Nixon, sería derrotado por el candidato demócrata John F. Kennedy. Ike Eisenhower se despidió del cargo con un discurso en el cual advertía al país sobre el excesivo peso que el «complejo militar-industrial» tenía sobre la política nacional. Luego se retiró a Pennsylvania hasta que una serie de ataques cardíacos acabaron con su vida.