Tiberio Sempronio Graco

(Roma, 162 a.J.C. - id., 133 a.J.C.) Político romano, miembro de la familia de los Graco. Hijo del general Tiberio Sempronio Graco, fue destinado a Hipania en el año 137 a.J.C., en el transcurso de las Guerras Celtibéricas (154 a.J.C. - 133 a.J.C.), como cuestor a las órdenes del cónsul Cayo Hostilio Mancino, que substituyó en la jefatura de las tropas a Marco Popilio Lenas, quien hasta entonces había sostenido el asedio de Numancia (Soria). Mancino no sólo se vio obligado a levantar el sitio de la ciudad arévaca, sino que, derrotado por los guerreros celtíberos, tuvo que capitular.


Cayo y Tiberio Sempronio Graco

Tiberio Sempronio Graco evitó una matanza de legionarios romanos al invocar el nombre de su padre, cuya memoria era guardada con respeto por los indígenas, y consiguió que se establecieran conversaciones de paz. El Senado romano rechazó el tratado con paridad de derechos (foedus aequum) que negoció Mancino, a pesar de que reconocía las conquistas ya realizadas por Roma, y obligó a Mancino y a Graco a entregarse personalmente a los numantinos. Graco fue respetado y, a su regreso a Roma, abandonó la carrera militar para centrarse en su trayectoria política.

Elegido Tribuno de la plebe (134), Tiberio Sempronio Graco defendió la formación de pequeñas propiedades rurales a través de un proyecto de ley agraria para luchar contra la despoblación originada por el régimen de latifundios (rogatio Sempronia, 133). La ley limitaba la posesión de tierras comunales (tradicionalmente, acaparadas por la aristocracia), nombrándose una comisión triunviral para redistribuir las tierras ilegalmente poseídas.

Pese a la oposición de la nobleza, el proyecto fue aprobado, pero poco aplicado; sus postulados radicales provocaron la furibunda reacción de los grupos conservadores, que acabaron asesinando a Tiberio Sempronio Graco en el curso de un motín, junto a un grupo de unos trescientos partidarios suyos. Su hermano Cayo Sempronio Graco, tribuno de la plebe en 123, intentó sin éxito continuar su labor reformadora.