Francisco Hernández de Córdoba

(Granada, España, 1475 - León, Nicaragua, 1526). Conquistador español. La ambición de poder llevó a la muerte a Francisco Hernández de Córdoba, que fue ejecutado en la ciudad nicaragüense de León, fundada por él mismo.

A las órdenes de Pedrarias Dávila realizó en 1523 una expedición de conquista hacia las tierras centroamericanas, en lo que posteriormente sería Nicaragua. La penetración en el territorio, iniciada con anterioridad por Gil González Dávila, fue penosa, y los españoles tuvieron que vencer la resistencia de los pueblos indígenas.

La primera fundación que llevó a cabo Hernández de Córdoba fue la ciudad de Bruselas, en el golfo de Nicoya. Posteriormente, estableció Granada y León y las dotó de fortificaciones para la defensa militar, en caso de ataques por parte de los indios, y de edificios civiles y religiosos.

La colonización de Hernández de Córdoba prosiguió hacia el territorio hondureño, donde la expedición encontró a Gil González. Ambos conquistadores se unieron en el objetivo de hallar una vía de acceso hacia el mar del Sur (el Pacífico), descubierto poco tiempo antes.

Envalentonado por sus acciones de conquista, Hernández de Córdoba pretendió desvincularse de la autoridad de Pedrarias Dávila y erigirse en gobernador de las tierras que había descubierto, para lo que contaba con el apoyo de Hernán Cortés. Pero tras perder el apoyo de parte de sus hombres y de Cortés, se vio obligado a rendirse. Pedrarias Dávila lo mandó decapitar en la ciudad de León en 1526.