Luis Herrera Campíns

(Luis Antonio Herrera Campins; Acarigua, 1925- Caracas, 2007) Político venezolano, presidente de la República venezolana entre 1979 y 1984. En 1952, cuando estudiaba Derecho en la Universidad de Caracas, trató de organizar un sindicato estudiantil contrario a la dictadura de M. Pérez Jiménez, por lo que fue detenido y, tras pasar cuatro meses en prisión, deportado. En los años siguientes Herrera frecuentó los círculos democristianos de Alemania e Italia y prosiguió sus estudios en Santiago de Compostela (España), en cuya universidad se doctoró en Ciencias Políticas y Derecho.

Con la caída de Pérez Jiménez en 1958, volvió a Venezuela y se integró en la política activa en las filas del Partido Socialcristiano (PSC). En 1959 fue elegido diputado por el estado de Lara y en 1973 obtuvo el acta de senador, tras presidir durante ocho años el grupo parlamentario de su partido. Tras ocupar la Secretaría General de la Organización Cristiano Demócrata Hispanoamericana (1969-1977), presentó su candidatura a las elecciones del 3 de diciembre de 1978 por el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI), en el que estaba integrado el PSC.

Herrera se adjudicó la victoria sobre el candidato de la gubernamental Acción Democrática (AD, socialdemócrata), Luis María Piñerúa Ordaz, de manera que el 12 de marzo de 1979 tomó posesión de la presidencia de la República para un mandato quinquenal en sustitución de C. A. Pérez. Se trataba del segundo presidente salido del COPEI, después de que su fundador, R. Caldera (del que Herrera se había distanciado en los últimos tiempos), gobernara en 1969-1974.

Las líneas maestras de su programa, ya presentadas en el discurso de investidura, fueron el desarrollo de la industria y la agricultura, el fomento de la educación a todos los niveles y el control del gasto público y la lucha contra la corrupción administrativa, de cuyos excesos precisamente había culpado a la administración saliente. Durante su gobierno, los ingresos por concepto de venta de hidrocarburos se triplicaron, pero ello no impidió que el Estado contrajera importantes deudas con instituciones financieras extranjeras, hasta el punto de que el monto de la deuda pública ascendió a 25 millardos de dólares. En febrero de 1982, el Banco de Venezuela se declaró insolvente, lo que desató una de las crisis económicas y financieras más graves de la historia reciente del país.

En política exterior, Herrera firmó con sus homólogos colombiano, mexicano y panameño la puesta en marcha del Grupo de Contadora, el 5 de enero de 1983, con el objetivo original de mediar en el conflicto centroamericano, pero que luego evolucionó en el más amplio Grupo de Río. El 2 de febrero de 1984 hizo transferencia de sus atribuciones a J. Lusinchi, de AD, vencedor en las elecciones de diciembre de 1983.