Juan Isidro Jiménez

(Juan Isidro Jimenes o Jiménez Pereyra; Santo Domingo, 1846 - id., 1919) Político dominicano. Presidente de la República tras la muerte de Ulises Heureaux (1899-1902), intentó hacer frente a la enorme deuda pública con sendos acuerdos con los acreedores europeos (1899) y estadounidenses (1900), y liberó las exportaciones de tasas impositivas. Derrocado por el general Horacio Vázquez, fue nuevamente elegido presidente en 1914. En 1916 fue obligado a dimitir por el presidente estadounidense Wilson.


Juan Isidro Jimenes

Hijo de Manuel Jimenes, ex presidente de la República, y de Altagracia Pereyra, Juan Isidro Jimenes se radicó a temprana edad en Monte Cristi, en donde se dedicó al comercio y logró una considerable fortuna. Su casa comercial contaba con sucursales en los principales puertos del país y en algunas ciudades europeas.

Se incorporó a la política en 1873, cuando se fue al monte a combatir a Báez. Más tarde, durante el gobierno de Ulises Heureaux, organizó desde el exilio una incursión que desembarcó por Monte Cristi en junio de 1898 y que, como era de esperar, fracasó. Sin embargo, el cabecilla salvó la vida, y el acontecimiento le confirió el prestigio suficiente para erigirlo en líder nacional.

A la muerte de Heureaux fue elegido presidente de la República, cargo que ocupó en noviembre de 1899. En abril de 1902 fue depuesto por un movimiento encabezado por el vicepresidente Horacio Vásquez. Al año siguiente, a la caída de Vásquez, trató de retomar el gobierno, pero los lilisistas se adelantaron y Alejandro Woss y Gil se hizo con el poder. Para entonces se había formado el partido jimenista, que en el argot del pueblo se conoció como "los bolos", en contraposición a "los coludos", el partido de su rival Horacio Vásquez.

Después de la muerte de Ramón Cáceres y tras un período en el que se sucedieron varios gobiernos, Juan Isidro Jimenes triunfó sobre Vásquez en las elecciones de 1914, con el apoyo de Desiderio Arias. Las corporaciones azucareras norteamericanas establecidas en el país pidieron por aquel entonces al gobierno de Estados Unidos que protegiera sus intereses; la producción del dulce prometía ser un jugoso negocio tras el inicio de la Primera Guerra Mundial, ya que los campos de remolacha de azúcar en Europa quedaron destruidos, lo que aumentó los precios. En la República Dominicana podía repetirse el exitoso experimento azucarero realizado en Cuba.

El gobierno norteamericano decidió actuar para doblegar a Jimenes, quien, en una muestra de nacionalismo, desechó esas instigaciones. Desde ese momento fue continuamente presionado por el gobierno de Washington. En noviembre de 1915 los norteamericanos advirtieron que estaban dispuestos a tomar medidas drásticas si el gobierno dominicano no aceptaba sus exigencias. En el fondo, habían decidido intervenir militarmente ante el fracaso de la estrategia diplomática. Sólo era cuestión de esperar a que se presentara la oportunidad para justificar la medida.

La ocasión se presentó cuando el ministro de Guerra, Desiderio Arias, desconoció la autoridad del presidente en mayo de 1916, y se atrincheró en la Fortaleza Ozama, mostrándose invencible. Estados Unidos desembarcó tropas, supuestamente para defender el gobierno legítimo. Jimenes optó por renunciar, pero los norteamericanos tampoco se retiraron cuando el Congreso invistió al doctor Francisco Henríquez y Carvajal como presidente de la República. En noviembre de 1916 el capitán de navío Harry Shepard Knapp lanzó una proclama desde el buque Olimpia en la que, en nombre de su gobierno, desconocía al Estado dominicano y establecía el régimen militar de ocupación. En 1919, en plena ocupación norteamericana, Juan Isidro Jimenes falleció en la ciudad que le vio nacer.