Niki Lauda

(Nikolaus Andreas Lauda; Viena, 1949) Corredor automovilista austríaco que fue tres veces campeón mundial de Fórmula 1: en 1975 y 1977, con la escudería Ferrari, y en 1984, con McLaren. Meticuloso y exigente tanto en la conducción como en el perfeccionamiento mecánico de la máquina, sus aptitudes y fiabilidad como piloto no le impidieron sufrir, un año después de ganar su primer campeonato, un aparatoso accidente que le dejó graves heridas en el rostro. Reveló entonces otra de sus virtudes: una irrefrenable ambición ganadora que lo puso de nuevo al volante al cabo de seis semanas y que se vería recompensada con otros dos títulos mundiales.


Niki Lauda

Tras iniciarse en las competiciones automovilísticas en 1968, Niki Lauda pasó a la Fórmula 3 en 1970 y un año después ascendió a la Fórmula 2. Su primera victoria en un gran premio de Fórmula 1 tuvo lugar en 1974, año en el que pasó a ser piloto de Ferrari (1974-1977) tras haber corrido con las escuderías March y BRM. Lauda venció ese año en los Grandes Premios de España y de Holanda; su pericia en el pilotaje era ya manifiesta y presagiaba futuros triunfos. En 1975 conquistó su primer título mundial tras una excelente temporada.

En 1976, cuando ya había ganado cuatro de las seis carreras disputadas y contaba con una sobrada ventaja en la clasificación general, sufrió gravísimas quemaduras en la cara en un accidente durante el Gran Premio de Alemania. El siniestro fue pavoroso: Lauda perdió en una curva el control de su bólido, que se estrelló contra la protección y quedó envuelto en llamas en medio de la pista, donde fue arrollado por otro coche. Pese a ello, sólo un mes y medio después se reincorporó a la competición y estuvo a punto de proclamarse de nuevo campeón: quedó a un solo punto de James Hunt en la clasificación general. Casi cuatro décadas más tarde, aquel singular duelo protagonizado por Niki Lauda y James Hunt en la temporada de 1976, sin duda una de las más emocionantes en la historia de la Fórmula 1, se convirtió en el argumento de la película Rush (2013), dirigida por el cineasta estadounidense Ron Howard.


Tres pilotos intentan sacar a Lauda de su coche envuelto en llamas
(Gran Premio de Alemania, Nürburgring, 1 de agosto de 1976)

El accidente no impidió a Niki Lauda conquistar de nuevo el campeonato mundial en 1977, pero el deterioro de sus relaciones con Ferrari, patente desde finales de 1976, determinó su pase a la escudería Brabham-Alfa Romeo (1978-1979). Con un monoplaza mucho menos competitivo, quedó todavía cuarto en la general en 1978, y se retiró tras los pobres resultados del año siguiente para dedicarse a tiempo completo a la aventura empresarial que había emprendido en abril de 1979: la compañía de vuelos chárter Lauda Air.

Tras un paréntesis de dos años, en 1982 Niki Lauda regresó a los circuitos con la escudería McLaren (1982-1985). En 1984, tras una reñida competición en la que tuvo como máximo rival a su compañero de equipo, Alain Prost, Lauda ganó por tercera y última vez el mundial. En 1985 anunció su retirada definitiva y retomó sus negocios en la aviación comercial. Después de la absorción de Lauda Air por Austrian Airlines, en 2003 fundó la compañía aérea de bajo coste Niki, consolidada gracias a su alianza con Air Berlin.

Al margen de su andadura empresarial, Lauda seguiría vinculado a la Fórmula 1 en las décadas siguientes. Desde 1996 fue comentarista deportivo en las transmisiones de los grandes premios de la cadena de televisión alemana RTL. En 1995 se convirtió en consejero técnico de Ferrari; suya fue la idea de fichar al futuro heptacampeón Michael Schumacher, que daría cinco títulos mundiales consecutivos al equipo italiano (2000-2004); posteriormente dirigió la escudería Jaguar (2001-2002). Pese a los años transcurridos, el automovilismo sigue siendo su principal pasión, y no es infrecuente que desde su cargo honorífico en Mercedes anime el mundillo de la Fórmula 1 con declaraciones contundentes.