Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

Gina Lollobrigida

(Subiaco, 1927) Actriz de cine italiana. Aunque sus orígenes fueron humildes, sus inclinaciones por el mundo del arte le acompañaron desde muy joven. Su padre era carpintero, pero consiguió que su hija ingresase en la escuela de Bellas Artes de Roma, donde estudió pintura. Incluso, durante una temporada, pensó en la posibilidad de ser cantante de ópera, pero la situación económica de su familia le obligó a trabajar en el mundo de las fotonovelas, que causaron un auténtico furor en la Italia de la posguerra europea.

Poseía una belleza rotunda y potente, muy del gusto de amplios sectores sociales, y en una época en la que en Italia existía una gran afición a lo que se denominaron las magioratas, mujeres de pecho generoso, amplias caderas y ojos deslumbrantes. Gina estaba dentro de ese grupo, pero no por ello carecía de distinción. Debutó en el cine con Aguila negra (1946), de Riccardo Freda. Un año después se presenta al concurso de miss Italia, quedando en tercer lugar (la ganadora fue Lucía Bosé). Poco a poco va escalando posiciones, de figurante a starlette, y de ahí a papeles de muchacha seductora y coqueta.

Su gran éxito se produce cuando el eficiente director francés Christian Jacques le llama para participar en Fan Fan el invencible (1951), una película de aventuras en el más puro sentido de la palabra, que obtiene una excelente acogida. Junto a ella, en el principal papel masculino, se encontraba Gerard Philippe, uno de los galanes y estrellas por excelencia del cine europeo de aquellos años. Él tenia 29 años cuando se estrenó la película, y ella contaba con 23. Compusieron una pareja ideal en la imaginación de un público que deseaba olvidar los desastres de una guerra que aún no había restañado su heridas.

Ese mismo año había sido llamada a Hollywood por el excéntrico pero inteligente Howard Hughes, que le ofrece un contrato por diez años. Sin embargo, tras varios meses de espera, Gina decidió volverse a Europa. Después de la acogida de Fan Fan el invencible, se produjo su consagración cuando rodó Pan, amor y fantasía (1952), de Luigi Comencini. Era ésta una comedia que dejaría una secuela. Lollobrigida era Pizzicarella, la cabeza loca del pueblo, la cual traía a su vez de cabeza al jefe de los carabineros de la localidad, papel asumido por un magnífico Vittorio de Sica. Su imagen de mito erótico se vinculó a esa figura de muchacha campesina, descalza, exuberante, a la que ella aportaba una dotes de actriz que contribuían a hacer más divertido su papel, que gozó de gran popularidad.

Los posteriores fueron sus mejores años. Rodó algunos de sus títulos más importantes, entre los que cabe destacar La mujer más guapa del mundo (1955), de Robert Z. Leonard, y Nuestra Señora de París (1956), con Jean Delannoy y Anthony Quinn en el papel de Quasimodo. Cuando el contrato que la ligaba a Hughes venció, la actriz italiana pudo pensar en volver a intentar la aventura americana. Ante ello había que ser realista: era una actriz aceptable, que en cierto tipo de papeles podía ser muy convincente y disfrutaba de simpatía entre el público, pero su mejor arma estribaba en el físico opulento y la sensualidad de su belleza. Por esa razón los estadounidenses pensaban en ella, pero para papeles muy determinados.

Fue la reina en Salomón y la reina de Saba (1958), de King Vidor, una película que tuvo su particular historia: el papel de Salomón fue en un principio para Tyrone Power, galán de reconocido atractivo; pero Power falleció durante el rodaje, y hubo que volver a comenzar casi todo, esta vez con Yul Brinner como Salomón, en un rodaje que tuvo lugar en España. En Desnuda frente al mundo (1960), dirigida por Ronald McDougall, tuvo un papel que se adecuaba bastante bien a sus posibilidades. Tenía ya 32 años y su belleza iba ganando en sabiduría lo que podía perder en agresividad. De todos modos, como le ha sucedido a muchos actores europeos (en especial si no son británicos), sus posibilidades en el mundo de Hollywood nunca llegaron a cuajar, a pesar de lo que se esperaba de ellos. Buona sera, señora Campbell (1968), de Melvin Frank, sería su último éxito internacional.

Los años setenta situaron su carrera en un punto muerto. Trabajaba, pero sus títulos no rebasaban lo trivial. Fue entonces cuando comenzó a dedicarse a una actividad que, en cierto modo, enlazaba con sus tiempos de juventud: había estudiado pintura, y a lo largo de estos años se fue convirtiendo en una fotógrafa de gran talento y sensibilidad. Aunque su nombre y relaciones contribuían a abrirle puertas, no se puede negar, a la vista de sus exposiciones de fotografía, que Gina tienen una finura y una inteligencia que le permiten no ser exclusivamente una vieja gloria de un tiempo en que su belleza deslumbraba a los europeos y americanos.

En 1992, durante la exposición universal de Sevilla, Gina fue una de las artistas escogidas por Italia para mostrar su obra fotográfica en el interior de su pabellón, y la crítica reconoció que, aunque fuera popular por el cine, la fotografía era algo que dominaba aquella mujer que ya sobrepasaba los sesenta años. Gina ha hecho también apariciones en televisión como invitada especial en series de gran popularidad, como ha sido el caso de Falcon Crest. En Broadway tuvo una meritoria actuación en La rosa tatuada de Tennessee Williams. Su última intervención cinematográfica fue en Las cien y una noches (1995), de la directora francesa Agnes Varda. En la actualidad es una particular embajadora cultural de la república Italiana. Se casó dos veces, con Milko Skofic (1949-1968), y con George Kaufman en 1969.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos