Jorge Tadeo Lozano

(Bogotá, 1771 - 1816) Naturalista y político colombiano. Hijo menor del marqués de San Jorge, militar y vizconde de Pastrana, formó parte de la élite ilustrada de criollos forjadores de la independencia y de la Expedición Botánica. En 1810 fue presidente del Colegio Electoral de Cundinamarca y redactor de su Constitución de 1811. El 1 de abril de ese año se posesionó como primer presidente de las Provincias Unidas de la Nueva Granada. Su carácter elitista y débil propició su caída, debida a un golpe de opinión de Nariño desde La Bagatela. A la reconquista española fue hecho prisionero y, tras dos meses de cárcel, fusilado el 6 de julio de 1816 en la capital.


Jorge Tadeo Lozano

Jorge Tadeo Lozano estudió literatura, filosofía y medicina en el Colegio Mayor del Rosario con los sabios Miguel de Isla y José Celestino Mutis; optó sin embargo después por la carrera militar, que continuó en España en el Real Cuerpo de Guardias de Corps, donde obtuvo el título de capitán. Posteriormente se tituló en química en el Real Laboratorio de Química de la Corte de Madrid, en el que estudió entre 1792 y 1793 de la mano de Pedro Gutiérrez Bueno.

Al concluir sus estudios de química y una vez retirado del servicio militar, viajó por Europa hasta 1799, año en el que regresó a Nueva Granada y ocupó el cargo de Regidor y Alcalde de la Real Audiencia. Se enamoró de su sobrina María Tadeo Lozano de Peralta; para poderse casar con ella tuvo que pedir una dispensa al arzobispo de Santafé de Bogotá. Finalmente, tras haber pagado numerosos tributos a la Iglesia, contrajo matrimonio con su sobrina, con quien tendría ocho hijos. Ocupó diversos cargos administrativos, tales como el de teniente protector de indios de los partidos de Bosa, Fusagasugá y Usaquén, y fundó, junto con un pariente, el primer periódico particular que existió en el virreinato de la Nueva Granada, llamado El correo curioso, erudito, económico y mercantil de la ciudad de Santafé de Bogotá (1801).

Entusiasta seguidor del movimiento de independencia de 1810, se le designó para presidir el Colegio Electoral Constituyente de la provincia de Santafé. En su condición de presidente redactó, junto con otros personajes de la época, la primera constitución liberal que tuvo el Estado de Cundinamarca (1811). El 1 de abril de 1811 tomó posesión del cargo de primer presidente de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, que ocupó hasta el 19 de septiembre del mismo año, cuando fue depuesto por un movimiento encabezado por Antonio Nariño.

Durante su gobierno se preocupó más por favorecer sus propios intereses (y los de sus amigos o parientes) que los del pueblo. Fue un personaje poco querido por los sectores populares, debido a su origen y a los continuos escándalos que protagonizaba su familia. Tras retirarse de la presidencia, Jorge Tadeo Lozano se dedicó a sus negocios particulares y a sus estudios de zoología. Perseguido y apresado durante la época del terror que vivió Nueva Granada, fue fusilado en la Huerta de Jaime, actual Plaza de los Mártires, en la ciudad de Santafé de Bogotá.

Jorge Tadeo Lozano destacó también como científico y naturalista. Tradujo la Geografía de las plantas de Alexander von Humboldt y, como docente, fue el primero en introducir el estudio de la ciencia en el Colegio del Rosario de Bogotá, mediante la creación de la cátedra de química y mineralogía en dicho colegio (1802). Lozano preparó allí un curso de estudios basado en las obras de Tobern Olof Bergmann, Jean Antoine Chaptal, Antoine François de Fourcroy y Pierre Joseph Macquer.

José Celestino Mutis recomendó al virrey que no recurriera a profesores extranjeros para la enseñanza de la química, a la vista de la extraordinaria preparación de Lozano. Tanto Lozano como Mutis eran conscientes de la falta de equipamiento adecuado para el laboratorio, pero estimaron que la teoría química debía enseñarse a pesar de todo y que las operaciones sencillas podrían aprenderse sin laboratorio. Lozano se convirtió en el primer profesor de química de Nueva Granada el 5 de noviembre de 1802.

El año siguiente entró a formar parte como zoólogo en la Expedición Botánica. Una buena parte de la década siguiente trabajó en la Fauna Cundinamarquesa, que venía a ser la contrapartida zoológica a la Flora de Mutis. Publicada en 1806, la Fauna Cundinamarquesa no sólo es la primera obra sobre zoología nacional, sino uno de los más importantes tratados sobre la antropología y sociología de la época colonial.

Escribió además artículos científicos en revistas literarias (colaboró en el Semanario de Francisco José de Caldas, entre otras publicaciones), incluyendo uno sobre serpientes venenosas que ponía de manifiesto su conocimiento de la literatura herpetológica (particularmente de Georges Cuvier), junto con su propia síntesis de la información local que recogiera sobre los efectos de las mordeduras de serpientes y sus antídotos.