Albert Luthuli

(Albert John Mvumbi Luthuli; Bulawayo, 1899 - Stanger, 1967) Político sudafricano. Fue presidente del Congreso Nacional Africano desde 1952. Era partidario de la no violencia, un gran admirador de Gandhi y fuerte opositor a la política de segregación racial de las autoridades blancas sudafricanas. En 1960 recibió el premio Nobel de La Paz por su oposición no violenta al apartheid y por sus trabajos en favor de la integración racial.

Perteneciente a una familia distinguida de la etnia zulú, su nacimiento en Rhodesia se debió a que su padre, predicador protestante, estaba destinado allí. A la muerte de éste, en 1909, Luthuli se instaló en Groutville, una comunidad asociada a una misión congregacional americana, donde su tío era el jefe de la tribu Abasemaklolweni. Fue docente de Historia y Literatura de su pueblo en el Adams College, en Durban, hasta 1937. En 1935, tras del fallecimiento de su tío, había asumido el título de jefe de la tribu.

Durante ese período, Luthuli fue miembro del Consejo Cristiano de la Unión Sudafricana, del Concilio Conjunto de Europeos y Africanos y del Instituto para las Relaciones Raciales de Durban, además de fundador de la Sociedad de la Cultura y Lengua Zulúes y secretario de la Asociación de Profesores Africanos de Durban. Cuando se dio cuenta de la necesidad de una implicación política más comprometida con el objetivo de luchar contra la pobreza y la discriminación en las que el sistema de apartheid había sumido a la población negra, se adhirió al Congreso Nacional Africano (CNA), en 1946.

Su ascensión dentro del CNA fue fulgurante y, en 1952, fue elegido presidente del mismo. Su estrategia de oposición fue, siguiendo la doctrina de su admirado Gandhi, la de una tenaz resistencia no violenta, que le valió el cese de sus funciones como jefe de su tribu, el encarcelamiento por alta traición (1956-1957) y la residencia vigilada a partir de 1959. Le fue concedido el Premio Nobel de la Paz en 1960.

A continuación, publicó Dejad marchar a mi pueblo (Let my people go, 1962), libro en el que razonó su actitud no bélica en la lucha por la emancipación de las etnias negras de Sudáfrica. Tras recibir el galardón, sufrió nuevos arrestos domiciliarios y murió, en 1967, en circunstancias extrañas, atropellado por un tren.