Dean Martin

(Dino Paul Crocetti; Steubenville, 1917 - Beverly Hills, California, 1995) Actor de cine y cantante estadounidense. Antes de ser actor tuvo variadas vocaciones y oficios: fue púgil, obrero, taxista y jugador profesional. Comenzó su carrera artística como cantante en night clubs y en 1946, en Atlantic City, conoció a Jerry Lewis, con quien formaría pareja artística hasta 1956, alcanzando de inmediato uno de los mayores éxitos de la historia del cine. Con Martin aportando su voz cálida y seductora y su aire romántico, obtuvieron un extraordinario éxito de público, tanto en sus actuaciones en directo como en la televisión y el cine. Cuando diez años y dieciséis películas más tarde la pareja se separó, pocos creyeron que Martin pudiese encarar una carrera en solitario; pero prosperó e intervino, en los años 60, en varios filmes con Frank Sinatra y su "clan", y demostró sus cualidades como actor bajo la dirección de cineastas de la talla de Vincente Minnelli (Como un torrente, 1958), Howard Hawks (Río Bravo, 1959) y Billy Wilder (Bésame, tonto, 1964).


Dean Martin

Hijo de Gaetano y Angela Crocetti, Dean Martin creció en el seno de una típica comunidad italoamericana, lo que explica su respeto por el acervo musical italiano y esa tendencia a remarcar ese perfil de latin lover que llegó a caricaturizar en sus actuaciones. En las aulas de la Grant Elementary School dio sus primeras muestras de talento. La temprana fascinación por el mundo del espectáculo, y en especial por ritmos como el swing y el jazz, explica las preferencias estilísticas de su aprendizaje musical: recibió clases de batería en el grupo de boy scouts al que pertenecía. Su familia quiso inculcarle los principios de la religión católica, muy ligados a la identidad de los emigrantes italianos, pero, pese a ese respeto a las tradiciones en que fue educado, el joven Martin desdeñó en buena medida el principio de autoridad y prefirió cultivar esas maneras de galán desvergonzado que luego lo hicieron tan popular en el cine y el teatro. Abandonó los estudios antes de graduarse y se dedicó a los más diversos oficios, entre ellos los de limpiabotas y empleado de supermercado.

Pese a su inicial interés por obtener dinero por vías convencionales, muy pronto empezó a ganarse la vida mediante ocupaciones bastante menos ortodoxas. Animado por algunos compañeros, se decidió a cultivar el boxeo, ganando algunos premios en combates del peso welter. El seudónimo empleado por el futuro artista, Kid Crochet, da una idea de cuál era su especialidad pugilística. Por ese tiempo, la crisis de 1929 sacudió con fuerza los cimientos de la economía norteamericana y anuló las posibilidades de Martin en el mundo del deporte. El contrabando de licor le pareció entonces una actividad lo suficientemente lucrativa, y se dedicó a ella por un cierto período. Afinando esa picardía tan propia de las etapas de crisis, el joven también se dedicó a los juegos de naipes y a las apuestas. Solía frecuentar las partidas de póquer y otras prácticas afines en el entorno de las ferias ambulantes, cuyas carpas eran muchas veces verdaderos casinos encubiertos.

En 1934, de un modo casual, Martin abandonó una de esas partidas para subirse al escenario y entonar una balada. Para sorpresa de todos los concurrentes, el joven demostró unas espléndidas cualidades vocales. Poco después ya cautivaba al público de todo Ohio como cantante al frente de la Ernie McKay Band, una orquesta de swing formada a imagen de bandas como la de Benny Goodman. En 1940 el cantante Dino Paul Crocetti adoptaba el nombre artístico de Dean Martin, y el 2 de octubre de 1941 contraía matrimonio con su novia, Elizabeth Anne McDonald, con la que tendría cuatro hijos nacidos entre 1942 y 1948: Stephen, Claudia, Barbara y Deana.

A esta felicidad familiar se vino a sumar esa buena fortuna profesional que ya no lo abandonó hasta el final de sus días. En septiembre de 1943 firmó un contrato exclusivo con la compañía MCA, amenizando las noches del Riobamba Room, una sofisticada sala de baile neoyorquina donde también había obtenido un gran éxito Frank Sinatra. Un año después comenzaba a emitirse el programa radiofónico “Songs by Dean Martín”, que sirvió para popularizar definitivamente la voz e imagen del cantante. Al igual que Sinatra, Martin subrayaba muy claramente su temperamento de crooner, término que viene a definir a ese tipo de vocalista que, acompañado por una gran orquesta, interpreta de un modo muy personal melodías románticas y canciones mucho más rítmicas.


Dean Martin y Jerry Lewis

Por esas fechas el cantante trabó amistad con un joven cómico, Jerry Lewis, junto a quien estrenó un espectáculo de variedades en marzo de 1946. La sala donde se realizó ese estreno (el Havana-Madrid Club, gestionado por el empresario Ángel López) muy pronto se convirtió en un foco de atención popular, pues el dúo formado por Lewis y Martin era particularmente eficaz a la hora de combinar comedia y apuntes musicales. Poco después, su éxito en el 500 Club (una sala que era propiedad del italoamericano Skinny D'Amato) les abrió las puertas de muchos otros teatros, y también del cine. Lo cierto es que su atractivo se debía en buena medida a la capacidad de ambos para improvisar, intercalando diálogos vivaces en un excelente repertorio de temas musicales.

En julio de 1946, contratado por la firma discográfica Diamond Records, Dean Martin registró sus primeras canciones. Tres años después, coincidiendo con el matrimonio del cantante con su segunda esposa, Jeanne Biegger, llegaba hasta la audiencia el programa radiofónico “The Martin and Lewis Show”, emitido por la NBC. Películas como Vaya par de marinos (1951), de Hal Walker, y ¡Qué par de golfantes! (1953), de Norman Taurog, contribuyeron a acrecentar la fama del dúo. Además de protagonizar juntos dieciséis largometrajes, Dean y Jerry presentaron uno de los programas de mayor éxito en la historia de la televisión norteamericana, “The Colgate Comedy Hour”, emitido desde el 17 de julio de 1950.

Del enlace de Martin con Jeanne nacieron tres hijos entre 1951 y 1956: el futuro intérprete Dino Paul Jr., Ricci James y Gina Caroline. Como ya le sucediera en su anterior matrimonio, el cantante adoptó una estrategia sentimental que casi define el estereotipo del galanteo al estilo italiano, plasmado con eficacia en una canción que fue grabada con éxito por el sello Capitol Records: That's Amore. Estos años coincidieron con su progresivo distanciamiento de Lewis, motivado por cierto hartazgo por el trabajo en común. Su última actuación conjunta tuvo lugar en la sala Copacabana de Nueva York, el 24 de julio de 1956. A partir de esa memorable actuación, ambos retomaron sus carreras en solitario.

Si bien la película Ten Thousand Bedrooms (1957), de Richard Thorpe, no proporcionó a Martin el éxito esperado, su siguiente largometraje, El baile de los malditos (1958), de Edward Dmytryk, obtuvo los elogios de la crítica y una espléndida acogida en la taquilla. Confirmando unas cualidades interpretativas que iban más allá del registro cómico, protagonizó filmes como Río Bravo (1959), de Howard Hawks, y Los ambiciosos (1959), de Joseph Anthony. En La cuadrilla de los once (1960), de Lewis Milestone, compartió cabecera de reparto con Frank Sinatra, Peter Lawford y Sammy Davis Jr., tres de los principales integrantes del grupo que dio en llamarse el Rat Pack.


Dean Martin en Río Bravo (1959)

En definitiva, Frank Sinatra, Dean Martin y sus compañeros lograron consolidar un conjunto de amigos, conocidos por su afición a los placeres mundanos y también por sus irrepetibles actuaciones en directo, durante las cuales improvisaban bromas y discursos, cantaban e incluso brindaban y fumaban sobre el escenario, como si el espectáculo consistiese realmente en verlos cultivar su camaradería. No era ajeno a este vínculo John Fitzgerald Kennedy, quien disfrutó de la amistad y apoyo de todos ellos, gozando de su compañía hasta que sus consejeros políticos le recomendaron alejarse del Rat Pack para no verse involucrado en las especulaciones que vinculaban a Sinatra con la Mafia.

Ciertamente, las sospechosas amistades del Rat Pack no eran las más adecuadas para un político. Martin había aprovechado sus conocimientos del juego y las apuestas para invertir en diversos casinos, entre ellos The Sands de Las Vegas. Era además propietario de una cadena de restaurantes italianos, los famosos Dino's. Por el tiempo en que protagonizaba largometrajes como El tercer hombre era mujer (1961), de Daniel Mann; Tres sargentos (1962), de John Sturges; Juguetes en el ático (1963), de George Roy Hill; y Bésame, tonto (1964), de Billy Wilder, Martin abandonó la compañía Capitol Records y firmó un nuevo contrato con Reprise Records.

Con el apoyo de sus camaradas del Rat Pack, se dedicó a actuar con mucho éxito en diversos casinos y hoteles de Las Vegas. En 1964 demostró su envergadura musical con un gran triunfo discográfico, Everybody Loves Somebody, y al año siguiente alcanzó nuevamente la popularidad televisiva con su programa “The Dean Martin Show”, emitido por la NBC. Cabe mencionar que Martin cobraba por cada episodio el sueldo más elevado de la historia de la televisión norteamericana. Por la misma época volvía a triunfar en el cine con las aventuras del agente Matt Helm, a quien interpretó en títulos como Matt Helm, agente muy especial (1966), de Henry Levin. Su tercer matrimonio, esta vez con Catherine Mae Hawn, duró hasta 1976. La muerte en 1987 de su hijo, Dino Jr., amargó su carácter, y sólo sus antiguos amigos del Rat Pack lograban darle ánimo.

Sus constantes aventuras y el alcohol (hubo de someterse varias veces a curas de desintoxicación) perjudicaron durante los últimos años la carrera profesional de quien había sido el artista mejor pagado de la historia. Ya en 1968, su extraordinario éxito lo había convertido en la personalidad en el mundo del espectáculo que más dinero ganaba (alrededor de cinco millones de dólares anuales). En este aspecto Dean Martin se superó a si mismo en 1970, al cobrar siete millones de dólares por su papel en la película Aeropuerto, más el diez por ciento de la recaudación en taquilla. También las grabaciones de discos y sus trabajos en series o shows televisivos (como el ya citado “The Dean Martin Show”) le produjeron fabulosos beneficios.

En 1989 tuvo que suspender una gira por 29 ciudades estadounidenses, en la que actuaba junto a Sinatra y Sammy Davis Jr., a causa de su antiguo problema renal. En febrero de 1992 participó en una gala benéfica en Palm Springs (California), junto a Julio Iglesias y Frank Sinatra, con objeto de recaudar fondos para el Children's Hospital de California. El 16 de septiembre de 1993, ingresó en el hospital Cedros del Sinaí, en Los Ángeles (California), a causa de sus problemas renales. Falleció en su casa de Beverly Hills (California), el 25 de diciembre de 1995.