Kylie Minogue

(Melbourne, 1968) Cantante y actriz australiana. Su madre, una galesa de nacimiento que emigró a Australia en la década de los años cincuenta, trabajaba como bailarina y contaba con algunos contactos en el mundo del espectáculo. Por insistencia de su hermana Danny, que quería ser actriz, Kylie se presentó en un cásting de la serie televisiva The Sullivans, en que trabajaba un conocido suyo. Danny, no obstante, resultaba demasiado joven para el papel, por lo que finalmente fue Kylie la elegida para participar en la serie.


Kylie Minogue

Tras The Sullivans llegó Skyways, otra teleserie en la que conoció a un joven actor llamado Jason Donovan, a quien iría ligada después su carrera. En 1984 actuó de nuevo en la televisión, en The Henderson Kids, y tras interpretar algunos papeles más, recaló en Neighbours en 1985, donde coincidió de nuevo con Donovan y donde permaneció por espacio de dos años y medio. Tan grande fue el éxito de esta serie televisiva que en el año 1987 recibió el premio a la mejor serie australiana del año.

En ese momento, y de nuevo por casualidad, Kylie tomó contacto con el mundo de la música. Su primera aparición como cantante ocasional tuvo lugar junto a Donovan en un concierto contra las drogas, en el que interpretaron el tema de Howard Jones No one is to blame; más tarde apareció de nuevo en otro festival benéfico junto al resto de los intérpretes de Neighbours, y allí fue vista por Mike Duffy, un productor que había trabajado junto a Stock, Aitken & Waterman, el trío de productores británicos que fueron los reyes midas de la música comercial de la segunda mitad de los ochenta.

Duffy le propuso hacer una versión de The locomotion, tema que había hecho famoso Little Eva décadas atrás, y Kylie aceptó. Se colocó en el número uno de las listas australianas por espacio de siete semanas y fue el single más vendido en Australia en la década de los años ochenta. Ante ese gran éxito, Duffy contactó con Stock, Aitken & Waterman en Londres, quienes ficharon a Kylie con un contrato por cinco álbumes. Mientras tanto, un segundo single, Getting Closer, veía la luz en Australia, aunque no obtuvo el éxito de su predecesor y no fue editado fuera de Australia.

La historia que subyace a la edición del primer sencillo de Kylie Minogue para su nuevo sello es curiosa. Le dieron hora en el estudio, pero la olvidaron en la sala de recepción. Kylie Minogue, aburrida, escribió I should be so lucky, que sería su sencillo de debut en el mercado inglés; llegó a vender setecientas mil copias en el Reino Unido y se convirtió en la mujer más joven en llegar al número uno en aquel país. Fue también número uno en Japón por espacio de doce semanas.

Tras este primer bombazo, su siguiente sencillo fue una nueva versión de The locomotion, que alcanzó el número dos y terminó de abrir las puertas del continente asiático y del resto de Europa. Tras algún single más de gran éxito, en 1989 llegó Especially for you, un dueto interpretado junto a Jason Donovan que llegó al número uno y vendió doscientas mil copias el día de su salida.


Kylie Minogue en concierto

Su álbum de debut, Kylie, entró directamente al número uno y fue siete veces platino; se vendieron, de hecho, varios millones de copias en todo el mundo. Enjoy yourself, su segundo elepé, llegó en el año 1989; se extrajeron del mismo otros cuatro sencillos que entraron en el top cinco británico. Uno de ellos, Tears on my pillow, se incluyó en la banda sonora de la película The Delinquents, que supuso también el debut de Kylie Minogue en la pantalla grande.

Su tercer álbum fue Rhythm of love, en el que quiso dar una imagen menos ingenua que en los anteriores. Aunque no repitió los éxitos de su primer álbum, consiguió colocar otros cuatro temas en el top diez británico. Por aquella época conoció a Michael Hutchence, el malogrado líder de la banda australiana INXS, con quien compartió su vida poco más de un año.

Let's go to it, cuarto álbum de Kylie en PWL Records, contaba con seis temas compuestos por ella misma. Poco después de editar este disco, Aitken dejó la productora PWL Records y el famoso trío de compositores, músicos y productores que había lanzado a la cantante se vio reducido a dúo. Let's go to it llegó a las tiendas en 1991; un año más tarde apareció un disco de grandes éxitos. En 1993 salió a la venta otro álbum de mezclas con sus temas de la época de Stock, Aitken & Waterman. Para entonces Kylie había abandonado el sello para pasar a formar parte del catálogo de Deconstruction Records.

En junio de 1994, Minogue comenzó a rodar su segunda película, Streetfighter, en la que aparecía junto a Jean-Claude Van Damme. Ese mismo año se editó su primer sencillo en el nuevo sello, Confide in me. Este nuevo registro presentaba a una Kylie Minogue más madura, sin las ataduras de la férrea dictadura musical de Stock, Aitken & Waterman. El single era el adelanto de Kylie Minogue, el nuevo disco de larga duración de la australiana, en el que colaboraron miembros de M People y Pet Shop Boys. A pesar de tratarse de pop orientado a las pistas de baile, marcó una diferencia notable con su antecesor.

Luego salió al mercado Where the wild roses grow, un dueto junto a otra leyenda australiana, Mr. Nick Cave y sus Bad Seeds. De golpe, Kylie Minogue ganó gran credibilidad en otros ambientes musicales, muy diferentes a los que había frecuentado años atrás. La canción se incluyó en el Murder Ballads, álbum de Nick Cave and The Bad Seeds.

Tras este sencillo llegó un período de silencio discográfico, hasta que en 1997 apareció Some kind of bliss, quizás uno de los mejores temas de Kylie Minogue, en el que le ayudaron James Dean Bradfield y Sean Moore, componentes de Manic Street Preachers, y Dave Eringa, el productor habitual del grupo galés. Este sencillo fue el adelanto del álbum Imposible Princess, título con el que nunca llegó a ver la luz, puesto que en verano del año 1997 la princesa Diana de Inglaterra falleció en un fatídico accidente y el disco se llamó de nuevo Kylie Minogue. En el álbum, probablemente el de mejor calidad de su carrera, colaboraron (aparte de los mencionados miembros de Manic Street Preachers) Brothers in Rhythm y Dave Ball, antiguo integrante de Soft Cell. De este trabajo se extrajeron sencillos como Breathe o Did it again, que cerraron la década para la artista australiana.

En 2001 llegó uno de los momentos culminantes de la carrera de la artista. Se publicó el elepé Fever y salió a la venta el single Can´t get you out of my head, acompañado de un tórrido y sensual videoclip. La canción fue una auténtica revolución en todo el mundo, y fue sistemáticamente pinchada en las mejores discotecas. Minogue no sólo volvió a la primera línea de las listas de ventas, sino que se convirtió en un fenómeno de masas como nunca antes podía haberse imaginado. El single vendió 300.000 copias en la primera semana en las tiendas, fue número 1 en Inglaterra (25 semanas entre los 75 más vendidos) y acabaría alcanzando el millón de copias, desatando por todo el mundo la "revolución Kylie". El álbum, por otra parte, también consiguió el Brit Award al mejor disco extranjero del año.

En 2003 se editó Body language, cuyo single Slow volvió a conseguir un número 1. Poco después, en noviembre de 2004, publicó una extensa recopilación (en dos volúmenes) de sus más famosas canciones con el nombre Ultimate Kylie. En mayo de 2005 se divulgó que la cantante australiana padecía un cáncer de pecho que la obligaba a someterse a una operación; afortunadamente, el resultado fue positivo y Kylie se recuperó en poco tiempo. Regresó a la vida pública, repleta de energía e ilusión, en junio de 2006, en una fiesta benéfica que Elton John celebra todos los años en su mansión de Windsor.