Francisco de Montejo

(Salamanca, 1479 - Sevilla, 1553) Conquistador español. La resistencia de los mayas impidió a Francisco de Montejo la conquista total de Yucatán, que sería terminada por su hijo.

Procedente de una familia hidalga de Montejo (Segovia), Francisco de Montejo embarcó con Pedrarias Dávila a América en 1514. En Cuba se puso a las órdenes de Diego Velázquez de Cuéllar y en 1518 realizó con Juan de Grijalva una primera expedición a la península de Yucatán.

De regreso en Cuba se colocó bajo el mando de Hernán Cortés, con el que volvió a recorrer las costas que había explorado con Grijalva anteriormente. Fue nombrado alcalde de Veracruz por Cortés, quien lo envió a España para informar de la conquista de México al rey y emperador Carlos V. Montejo consiguió que el monarca español confirmase a Hernán Cortés como gobernador del país, y a él mismo como alcalde de Veracruz.

En 1526 Cortés lo envió de nuevo a España con cartas y presentes para Carlos V. En este segundo viaje a España, Francisco de Montejo solicitó permiso para llevar a cabo, personalmente, la conquista de Yucatán, y obtuvo del monarca una capitulación que le daba derecho a conquistar y colonizar el territorio de Yucatán y la isla de Cozumel.

En 1527 inició su expedición con cuatro barcos y cerca de quinientos hombres. Tras desembarcar en Cozumel, Montejo pasó a tierra firme y se internó hacia la ciudad de Chichén Itzá, que había sido el corazón del «Nuevo Imperio» de los mayas; a pesar de la irreversible fase de decadencia en que había entrado la cultura maya en el siglo anterior, Montejo topó con la feroz resistencia de las tribus mayas.

Derrotado en Chichén Itzá, decidió intentar la empresa desde el este, partiendo de Honduras, mientras su hijo Francisco de Montejo el Mozo continuaba su avance desde la costa. Los éxitos de su hijo acabaron por llevar a la conquista de Yucatán, y Montejo pasó a gobernar el nuevo territorio. Tras incurrir en diversas irregularidades, fue desposeído de sus cargos y llamado de vuelta a España, donde murió sumido en la pobreza.