Luis Felipe de Orleans

(París, 1773 - Inglaterra, 1849) Rey de Francia. Hijo del duque Luis Felipe de Orleans (llamado Philippe-Egalité), y de Luisa María Adelaida de Borbón Penthievre, manifestó en su juventud gran entusiasmo por las ideas revolucionarias, y perteneció al club de los jacobinos hasta fines del año 1791, en que fue destinado a mandar un regimiento. Hizo la campaña de 1782, hallándose en Valmi, en Jemmapes y demás hechos notables de aquélla.


Luis Felipe de Orleans

Se pasó a los austríacos con Dumouriez, y anduvo errante por Europa y América hasta la Restauración. Se casó en 1809 con María Amelia, hija del rey Fernando de las Dos Siciias. Volvió en 1815 a París, donde Luis XVIII le recibió con agrado y le puso de nuevo en posesión de sus bienes. Asistió en Reims a la consagración de Carlos X, quien le concedió después el título de Alteza real, y una indemnización de 16.000.000 de francos, por las pérdidas sufridas durante la emigración. No obstante, se unió después a Talleyrand, y adelantó los fondos para la fundación de El Nacional, periódico que contribuyó al destronamiento de Carlos X.

Cuando estalló la revolución de 1830, estuvo oculto hasta la noche del 30 de julio, y entonces se presentó de repente en París, donde sus amigos lograron desnaturalizar aquel movimiento, y hacerlo proclamar rey. Todas las potencias de Europa se apresuraron a reconocerle, gozosas por no ver de nuevo establecida la República en Francia. Sólo el gobierno de Fernando VII de España lo rehusó.

Entonces Luis Felipe facilitó recursos a Mina y otros emigrados españoles para hacer una tentativa liberal en la Península; pero los abandonó tan pronto como fue reconocido por Fernando. Casó a su hijo Montpensier con la segunda hija de Fernando VII, lo que convirtió con el tiempo a Montpensier en candidato al trono de España.

Durante su gobierno, su política fue antiliberal y reaccionaria, desmintiendo así sus primitivas tendencias del antiguo jacobino, y aun de los primeros días de su reinado, en que se presentaba en la calle sólo, con su paraguas debajo del brazo, dando la mano a cuantos le saludaban, y cantando la Marsellesa en el balcón de su palacio.

Favoreció a los carlistas españoles en la guerra civil de 1833 a 1840, y, enseguida, el sistema opresivo que dominó en España después de 1843. Tuvo que vencer muchas insurrecciones en Francia, y estuvo expuesto a muchas tentativas de asesinato; hasta que por último, la revolución de 1848, que empezó en nombre de la reforma electoral, y acabó por la proclamación de la república, le arrojó del trono. Entonces se trasladó a Inglaterra, y allí acabó sus días al año siguiente, a los 75 años de edad.