Dardo Rocha

(Buenos Aires, 1838 - 1921) Político argentino. Estudió la carrera de derecho hasta graduarse en su ciudad natal con una tesis sobre Ley Federativa. Ocupó diversos cargos públicos, entre ellos el de oficial primero en la Biblioteca pública bonaerense y en la del Ministerio del Interior. Más tarde haría una incursión en el periodismo hasta que se unió a las filas antirrosistas bajo las órdenes de Bartolomé Mitre, con quien participó en las batallas de Cepeda (1859) y Pavón (1861).


Dardo Rocha

Tras su exigua carrera militar comenzó su carrera política, primero como presidente de la comisión que se encargó de redactar la nueva constitución en la Gran Convención Constituyente de Buenos Aires. Al poco fue elegido diputado tras los comicios celebrados en el distrito electoral bonaerense en 1872, y dos años más tarde senador por la misma provincia. No obstante, su carrera iría aumentando en importancia hasta alcanzar la presidencia del Senado, desde donde abogó por la designación de Buenos Aires como capital de la República a través de un proyecto de ley.

Asumió el puesto de gobernador provincial el 1 de mayo de 1881. Su labor en esta institución vino a continuar el espíritu de reforma que desde el gobierno republicano se había instaurado en todos los ámbitos de gobierno; así, introdujo reformas en el sector industrial, elaboró una nueva ley de tierras y otra que regulaba la navegación del río Bermejo, y contribuyó de manera decisiva en la fundación de la ciudad de la Plata, tras el dictamen de la ley de 1882.

La necesidad de atribuir a otra población el rango de capital de la provincia de Buenos Aires tras la federalización de ésta hizo que se fundara una nueva ciudad portuaria que asumiera ese título, lo que fue defendido desde un primer momento por Rocha. Por último, debe destacarse su empeño en la creación del Observatorio Astronómico de la Plata, para el cual solicitó los materiales necesarios para su construcción, que fueron enviados desde París.

Regresó al Senado en 1884, donde desempeñó varios cargos en la diplomacia y en el cuerpo administrativo de la República. En concreto, como diplomático fomentó el restablecimiento de las buenas relaciones que habían existido entre Argentina, Bolivia y Paraguay, relaciones que se habían visto mermadas. Abandonó la diplomacia para presentarse como candidato a la presidencia de la república en 1886; no obstante, retiraría dicha candidatura para no interferir en la complicada situación política argentina.

También debe destacarse su labor docente. En 1896 fundó la Universidad de la Plata, donde ejerció como profesor y rector y de la que posteriormente fue nombrado canciller vitalicio. Su obra incluye diversos artículos políticos, literarios y jurídicos publicados en distintos periódicos, además de las Biografías de Argentinos Ilustres y la Exposición de motivos de la fundación de la Plata.