Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

Cornelio Saavedra

(Potosí, 1761-Buenos Aires, 1829) Militar y político argentino que presidió la Primera Junta. Tras cursar sus estudios en el porteño Colegio de San Carlos entre 1773 y 1776, fue regidor de la administración colonial, oponiéndose en 1799 a la constitución de gremios cerrados y privilegiados de fabricantes e industriales. En 1801 se le nombró alcalde de segundo voto y en 1805 administrador de los granos.


Cornelio Saavedra

Saavedra inició su carrera militar durante las invasiones inglesas al Río de la Plata. Participó en 1807 en la recuperación de Buenos Aires en calidad de comandante del Regimiento de Patricios (un cuerpo de milicias criollas), ascendiendo ese mismo año al grado de teniente coronel. Sostuvo al virrey Liniers al producirse el movimiento sedicioso que encabezó Martín de Álzaga (1809): como jefe de dicho Regimiento, derrotó a los sublevados, lo que demostró el verdadero poder de las fuerzas criollas en caso de conflicto.

Su adhesión y su participación decisiva en la Revolución de Mayo de 1810 se vio recompensada con el nombramiento de presidente de la Primera Junta, en cuyo seno acaudilló a los elementos moderados que se oponían a las más radicales propuestas de la facción de M. Moreno. Pero su política conciliadora, alejada de las ideas revolucionarias, acabó por provocar incluso denuncias de conspiración. Los acontecimientos de los días 5 y 6 de abril de 1811 se saldaron con el triunfo saavedrista. Presidió entonces la Segunda Junta hasta el 26 de agosto de ese año, cuando el desastre de Huaqui lo obligó a marchar al Alto Perú.

Al arribar a Salta se le notificó su separación del cargo y la creación de una nueva forma de gobierno, el Triunvirato. Perseguido, acusado y juzgado por los hechos de abril, tuvo en Bernardo de Monteagudo a uno de sus principales acusadores. El juicio concluyó con el destierro de Saavedra a San Juan, de donde más tarde pasó a Chile.

Repuesto en cargo y honores en 1818, regresó a Buenos Aires, donde Juan Martín de Pueyrredón lo nombró Jefe del Estado Mayor del Ejército. Derrocado el gobierno por los caudillos federales en 1820, se exilió en Montevideo. Tuvo oportunidad de reintegrarse a las milicias al estallar el conflicto bélico con Brasil, pero rehusó. Antes de morir escribió unas valiosas Memorias.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos