Carlos Solchaga

(Carlos Solchaga Catalán; Tafalla, 1944) Economista y político español que fue ministro de Economía y Hacienda entre 1985 y 1993. Estudió el bachillerato en los Escolapios de Tafalla y en el Instituto de Pamplona. Se licenció en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid (1965) y amplió estudios en Basilea y en Estados Unidos.

Se doctoró en 1968 y ese mismo año Luis Ángel Rojo le proporcionó un contrato en Planificación del Desarrollo y más tarde trabajó con él en el Ministerio de Hacienda y Comercio. Formó parte del Servicio de Estudios del Banco de España hasta 1974, donde se especializó en temas de economía internacional y llegó a ocupar la jefatura de sección de Balanza de Pagos y Economía Internacional.


Carlos Solchaga

Su actividad política comenzó al finalizar la carrera, cuando ejercía como profesor. Participó en las manifestaciones antifranquistas de la Universidad. En 1974 ingresó en el PSOE y cuatro años más tarde pasó a formar parte de la Ejecutiva del Partido en Euskadi, tras haber participado en el Estatuto Vasco. En septiembre de 1980 se reveló como un brillante parlamentario en temas económicos con motivo de la moción de censura del PSOE al presidente Suárez.

Obtuvo escaño en las elecciones generales de 1982 por Navarra, y el 2 de diciembre de 1982 fue nombrado ministro de Industria y Energía en el primer gobierno socialista de Felipe González. Sus decisiones más importantes fueron la reconversión industrial y la expropiación del holding Rumasa, el gran grupo empresarial de José María Ruiz-Mateos. El 4 de julio de 1985 fue nombrado ministro de Economía y Hacienda en el segundo Gobierno de Felipe González. Fue confirmado en el cargo en septiembre de 1988, tras la remodelación del Gabinete. En 1991 Carlos Solchaga lideró el equipo económico que participó en la negociación frustrada con sindicatos y patronal sobre el Pacto Social de Progreso. En 1993 fue sustituido en el Ministerio de Economía por Pedro Solbes.

Durante su larga etapa como Ministro de Economía y Hacienda destacan, entre otras situaciones difíciles, la reconversión industrial, que le llevó a presentar su dimisión en febrero de 1984 por escrito, aunque más tarde fue retirada tras aceptar el modelo de reconversión industrial propugnado por UGT. Además, se enfrentó a una huelga general el 14 de diciembre de 1988 y a las numerosas paralizaciones de 1990 y 1991 con motivo de la reconversión en el norte de España (Sagunto, Sestao, Ferrol, Reinosa). También hizo frente a la banca extranjera con motivo de la quiebra de Explosivos Río Tinto.

Carlos Solchaga estaba ligado al llamado grupo de los "renovadores" dentro del Partido Socialista, frente a los "guerristas", quienes en junio de 1990 lanzaron una fuerte campaña contra él. Sin embargo, tras la crisis originada a causa de la Guerra del Golfo, su política económica fue elogiada por las principales organizaciones mundiales.

Durante 1994, Solchaga fue testigo de cómo el llamado caso Ibercorp iba manifiestamente implicando al exgobernador del Banco de España, Mariano Rubio -de quien había sido su valedor- en esa trama financiera. El elevado número de nuevas pruebas que aparecieron a partir del mes de marzo y el consiguiente escándalo que éstas provocaron, le condujeron el 5 de mayo a renunciar a su cargo de presidente del Grupo Parlamentario Socialista y a su escaño en el Congreso. Fue relevado como presidente y portavoz del grupo por Joaquín Almunia.