Tariq ben Ziyad

(Tariq ibn Ziyad; siglo VIII) Jefe de la expedición musulmana que inició la conquista de la península Ibérica. Era un guerrero de origen persa o beréber, nombrado gobernador de la plaza de Tánger por su señor, Musa ibn Nusayr, representante del califa en el Magreb.


Tariq ben Ziyad

Tras la fallida expedición de Tarif al sur de España, Musa envió a Tariq al frente de un ejército mayor en el 711, para sacar provecho de las disputas internas de la monarquía visigoda, dividida entre el rey Rodrigo y los partidarios de los hijos de Vitiza. El gobernador visigodo de Ceuta, el conde don Julián, era un destacado miembro del partido vitizano, y facilitó a Tariq el paso del estrecho prestándole cuatro barcos, además de su asesoramiento personal, con la esperanza de vengarse de Rodrigo.

Tariq desembarcó con unos 7.000 hombres en el extremo sur de la Península, al pie de la roca de Calpe (que desde entonces se llama monte de Tariq, Gabal Tariq o Gibraltar). Luego recibió de Musa otros 5.000 hombres de refuerzo, con los que venció en la batalla de Guadalete al ejército visigodo, dando muerte al propio rey. Al comprobar la fragilidad del poder de los visigodos, continuó su avance conquistando Medina Sidonia, Morón, Carmona, Sevilla, Écija, Córdoba y Toledo, la capital del reino (todo ello en el mismo año).

Para completar la conquista y ocupar el territorio peninsular pidió ayuda a Musa, quien se trasladó personalmente a España al frente de un ejército mayor en el 712. En el 713 se reunieron Musa y Tariq en Toledo, recriminándole aquél el haberse excedido en sus atribuciones. Tariq se sometió a su señor y le acompañó en la toma de Zaragoza (714), separándose luego para tomar Amaya, León y Astorga.

Pero, cuando prácticamente habían sometido ya la Península al Islam, hubieron de partir juntos a Damasco, donde el califa les pidió cuentas de sus acciones. Allí murió Tariq sin reconocimiento por sus conquistas, en fecha desconocida.