Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

Mateo de Toro y Zambrano

(Mateo de Toro y Zambrano y Ureta; Santiago, 1724 - id., 1811) Político y militar chileno. Hijo de una rica familia criolla, desempeñó diversos cargos en la administración colonial. En 1810, tras los sucesos independentistas de Buenos Aires, fue nombrado gobernador. Convocó el cabildo y fue elegido presidente de la primera Junta criolla.


Mateo de Toro y Zambrano

Mateo de Toro y Zambrano accedió a puestos públicos de notable importancia ya en la década de 1760: desempeñó, sucesivamente, los cargos de alcalde (1760) y corregidor (1761) de Santiago de Chile y el de superintendente de la Casa de Moneda. Más tarde fue designado lugarteniente en ausencia del capitán general Juan de Balsameda. En 1768 se encargó de pacificar la última sublevación araucana, y costeó una compañía que puso bajo el mando de su hijo mayor. Ascendió por sus méritos a brigadier de milicias, y en 1771 Carlos III le concedió el título de conde de la Conquista. Hombre de negocios, acabó poseyendo una de las mayores fortunas del país después de la expulsión de los jesuitas de los reinos de España (1767).

En 1810, el actual territorio chileno estaba integrado en el virreinato del Perú, en calidad de capitanía general. Al estallar ese año el movimiento independentista, el capitán general de Chile, García Carrasco, se vio obligado a dimitir, y Mateo de Toro pasó a ocupar su cargo. Desde su condición de capitán general o gobernador, Mateo de Toro ejercía como lugarteniente del virrey del Perú, José Fernando de Abascal y Sousa.

Para hacer frente a la confusa situación, Toro y Zambrano convocó en Santiago un cabildo abierto (asamblea municipal con participación de los vecinos más notables de la ciudad) para que pudieran confrontarse las distintas opciones políticas. El acto tuvo lugar el 18 de septiembre de 1810. Los 450 asistentes al cabildo manifestaron por aclamación su apoyo a la creación de una Junta de Gobierno con plenos poderes de decisión, similar a las que ya se habían formado en otros lugares de la América española.

Mateo de Toro se plegó a la voluntad mayoritaria, actitud que le valió la elección como presidente del nuevo órgano ejecutivo. La Junta reconoció la soberanía de Fernando VII y mantuvo el funcionamiento de las instituciones públicas. El mandato de Mateo de Toro fue muy breve; tenía 82 años en el momento de su elección, y falleció a los cinco meses, pero alcanzó a decretar la total libertad de comercio en el país (febrero de 1811).

Con la constitución de la Junta de Gobierno se iniciaba el período histórico denominado Patria Vieja, durante el cual las posiciones de los criollos irían radicalizándose hasta entrar en guerra abierta contra los realistas (partidarios del régimen colonial) tras la Revolución del 5 de septiembre de 1811, liderada por el insurgente José Miguel Carrera. Aunque la independencia de Chile fue proclamada por el libertador Bernardo O'Higgins el 12 de febrero de 1818, la guerra de emancipación no concluyó hasta 1823.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos