Galina Ulánova

(San Petersbrugo, 1910 - Moscú, 1998) Bailarina rusa, hija de los bailarines y profesores Sergei Ulanov y Maria Romanova. Primera bailarina del teatro Bolshoi de Moscú, fue una gran intérprete del repertorio romántico (Las sílfides, Cascanueces, Gisela, El lago de los cisnes, La bella durmiente del bosque) y actuó en los principales teatros del mundo. Obtuvo varias veces los máximos reconocimientos oficiales y en 1951 fue nombrada Artista del Pueblo. Retirada en 1963, se dedicó a impartir clases entre los jóvenes bailarines del Bolshoi.


Galina Ulánova

Estudió en la Escuela Coreográfica de Petrogrado, bajo la tutela de su madre (1919-1925) y de Agrippina Vaganova (1925-1928). En agosto de 1928 pasó a formar parte del Gosudarstvenny Akademichesky Teatr Oper, posteriormente Ballet Kirov, donde hizo su debut con el papel de Princesa Florine en el pas de deux del Pájaro de Azul del ballet La Bella Durmiente.

Pronto le fueron confiados papeles principales en los ballets La Edad de Oro (1930), Cascanueces (1934) y Raymonda (1938) de Vasili Vainonen, y también en El Lago de los Cisnes (1933) y Esmeralda (1935) de Agrippina Vaganova, La Fuente de Bakhchisarai (1934) e Ilusiones Perdidas (1936) de Rostislav Zakharov y Romeo y Julieta (1940) de Leonid Lavrovsky.

Con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Ulanova se instaló con toda la compañía en Perm (1941-42) y Alma-Ata (1942-43). En 1944 fue nombrada prima ballerina del Ballet Bolshoi de Moscú, donde estrenó el papel titular en Cenicienta (1945), con música de Prokofiev especialmente creada para ella y coreografía de Rostislav Zakharov. Actuó junto al Ballet Bolshoi en el Festival de Cannes de 1954, y en 1956 grabó en Londres la película Giselle. También bailó con gran éxito en París (1958) y Nueva York (1959). En 1960 dio su representación de despedida en el Teatro Bolshoi, aunque volvió para realizar una gira por Egipto y Hungría en 1961.

Desde 1959 hasta poco antes de su muerte fue profesora y maestra del Ballet Bolshoi, donde formó a bailarinas tan famosas como Ekaterina Maximova, Nina Timofeyeva, Ludmila Semenyaka o Nina Semizorova. Presidió el Jurado del Concurso Internacional de Ballet de Varna entre los años 1964 y 1972 y fue galardonada con el Premio Stalin por su contribución al desarrollo del ballet (1941). Recibió también el premio Artista del Pueblo de la URSS (1951), el Premio Lenin (1957) y el de Heroína del Trabajo (1980) por su contribución al desarrollo del arte coreográfico soviético. Ese mismo año se estrenó una película sobre su vida.