Peter Ustinov

(Londres, 1921 - Bursins, Suiza, 2004) Actor británico que sumó a su oficio principal, por el que fue premiado por la Academia de Hollywood, el de director, guionista y productor de varias películas destacadas y de numerosas series de televisión, tareas que supo compaginar con su labor de escritor y con otras vertientes de su talento.

Peter Alexander Ustinov nació en Swiss Cottage, barrio de la zona de Hampstead, en Londres, el 16 de abril de 1921. Fue el único hijo del matrimonio del escritor y periodista ruso Jona Ustinov, nacionalizado alemán después de huir de Rusia tras el triunfo de la revolución bolchevique (al parecer, era oficial del ejército del zar, de religión protestante, y se negó a entrar en la Iglesia ortodoxa), y de la diseñadora de moda Nadia Benois, de origen francés, quien se reunió con su marido en Inglaterra dos meses antes del nacimiento del bebé.

Como señaló el propio actor en una de sus autobiografías, Dear me (1973), fue concebido en San Petersburgo, bautizado en una aldea cercana a Stuttgart y criado por nodrizas de Alemania, Camerún e Irlanda, lo que, sumado a los ancestros suizos, franceses, italianos, egipcios y etíopes que aseguraba tener, podría justificar su facilidad para hablar tantos idiomas y, probablemente, su elocuencia. A los tres años ya hacía imitaciones de los políticos de su época ante un huésped insigne: el entonces emperador de Etiopía Haile Selassie, amigo de sus padres.

Educado en la Westminster School, a los dieciséis años comenzó a estudiar en el London Theatre Studio, la escuela de interpretación dirigida por George Devine y Michel Saint-Dennis que adoptaba los métodos más modernos de la época, y a los diecisiete ya empezó a actuar en las revistas de The Players Theatre Club con sketches escritos por él mismo.


Peter Ustinov como Nerón en Quo Vadis?

Con diecinueve escribió su primera obra, Fishing for shadows, y debutó con ella en el teatro. Tras aparecer como figurante y en un corto, consiguió su primer papel importante en el cine en Mein Kampf: My crimes (1940). Elogiado por la crítica más influyente, la conquistó por completo con sus siguientes trabajos, tanto en la pantalla, en One of our aircraft is missing (1941), como en el escenario, con Blow your own trumpet (1942).

Las mil facetas de un actor de lujo

El largo servicio militar durante la Segunda Guerra Mundial, en el Royal Sussex Regiment y el Royal Army Ordenance Corps, en el que estuvo a las órdenes de un oficial llamado David Niven, lo apartó del espectáculo, pero no del todo, ya que dentro de las filas del ejército británico se inició como guionista de un drama bélico que llevó a la pantalla Carol Reed y protagonizó Niven, The way ahead (1944).

Tras el fin de la contienda, rodó su primer título como productor, guionista, director y actor, School for secrets (1946), cuyos papeles estelares ofreció a Richard Attenborough y Ralph Richardson. Sus años dorados llegaron con las décadas de los cincuenta y sesenta.

A partir de su excéntrico Nerón de Quo Vadis?, que en 1951 le valió un Globo de Oro y el primer paso hacia la fama mundial, participó en una larga serie de películas que aumentaron su popularidad: Beau Brummel (1954), de Curtis Bernhardt; Sinuhé, el egipcio (1954) y No somos ángeles (1955), ambas de Michael Curtiz; la emblemática Lola Montes (1955), de Marcel Ophuls; la adaptación cinematográfica de su propia obra, Romanoff y Julieta (1961), que también dirigió, al igual que la versión de la novela de Herman Melville Billy Budd, titulada en España La fragata infernal (1962), o Lady L (1965), en la que dirigió a Paul Newman, y Los comediantes (1967), de Peter Glenville, en la que coincidió otra vez con su viejo conocido David Niven.

Los dos Oscars que obtuvo como el gran actor secundario que fue -uno por la mítica Espartaco, de Stanley Kubrick, en 1961, y el segundo por la rocambolesca Topkapi, de Jules Dassin, en 1965, además de otras tantas candidaturas por Quo vadis? (1951), de Mervin LeRoy, y por el guión original de Un cerebro millonario (1968)- no pudieron eclipsar la diversificada y abrumadora actividad artística y social de este hombre múltiple que trabajó desde la adolescencia hasta pocas semanas antes de su muerte, ya octogenario.

Todas estas películas, aparte de los dos títulos por los que ganó el Oscar, lo impusieron como un secundario «de lujo», uno de esos actores inconfundibles que dan brillo a cualquier papel y a veces resultan memorables.


Como Hércules Poirot en Muerte en el Nilo (1978)

Si bien nunca abandonó su carrera cinematográfica e intervino en varios filmes relevantes, entre ellos los que lo identificaron con Hércules Poirot, el detective belga creado por Agatha Christie, de los cuales Muerte en el Nilo (1978), de John Guillermin, fue el de mayor éxito, u otras películas de diferente signo, como la francesa Un taxi malva (1977), de Yves Boiset; la estadounidense El aceite de la vida (1992), de George Miller, o el más reciente biopic germano Lutero (2003), en el que fue Federico el Sabio, en las últimas décadas de su vida Ustinov desarrolló sobre todo una ingente labor televisiva, ya como guionista, actor y director de series y telefilmes (Jesús de Nazaret, The life of Samuel Johnson), ya como presentador, o bien como narrador, caso de la exitosa producción de la BBC La Rusia de Peter Ustinov o su último trabajo en este medio, Winter solstice (2003), una miniserie en la que se interpretó a sí mismo.

También hombre de letras

De manera simultánea se dio a conocer en otras facetas. Como hombre de letras, con la publicación de sus dos autobiografías -la segunda fue Mi Rusia (1983)-, la mayoría de sus guiones cinematográficos y obras de teatro (El amor de los cuatro coroneles, La casa de las lamentaciones, La décima de Beethoven, Romanoff y Julieta), varios ensayos de temática diversa y otros tantos volúmenes de relatos -Un poco de compasión, Las fronteras del mar- y novelas -Los perdedores (1961), Krumnagel (1971), El viejo y mister Smith (1990)-, además de libros de viajes como Ustinov in Russia (1987). Y como músico, tanto como director de orquesta como de ópera en distintos escenarios -el Covent Garden de Londres, la Ópera de Hamburgo, el Festival de Edimburgo-, e incluso como barítono, en El matrimonio secreto, de Cimarosa, en la Ópera de París.


Su última interpretación en Lutero (2003)

Ustinov se casó tres veces. La primera tras su debut como actor, en 1940, con Isolde Denham, hermanastra de la actriz Angela Lansbury, y madre de su hija Tamara; se divorciaron en 1950. La segunda, en 1954, con la actriz canadiense Suzanne Cloutier, con la que tuvo sus otros tres hijos, Pavla (que al igual que Tamara es actriz y guionista de televisión), Igor y Andrea; el matrimonio se deshizo en 1971. Al año siguiente contrajo matrimonio con la francesa Hélène du Lau d’Allemans, con quien desde entonces residió en Suiza, donde recibió sepultura.